Con un aliado, el camino al éxito es más corto

¨Damas o caballeros. 18 a 55 años. Con o sin experiencia. Excelente sueldo. Flexibilidad de horario¨. Éstos son sólo algunos de los anzuelos de los que te debes cuidar al leer ofertas de trabajo. Las empresas y empleadores fantasma operan magistralmente. Una manera es pedirte que vayas a una entrevista: después a un curso de superación, en el que manejan técnicas persuasivas para que vendas sus productos o desembolses cierta cantidad y así entres a la empresa. También pueden solicitar que pagues para dizque hacer tu investigación: antecedentes, historia crediticia, exámenes clínicos. Y ya que te cobraron, te dicen que no eres apto para el puesto por X o Y razón.

Utilizan lenguaje seductor y por mail te cuentan historias de éxito inventadas. Te piden pagar por un cofre, llaves, talismán… ¨del éxito¨ para enviarte material de superación personal; claro, en una hoja escrita sin valor comercial.

Si te prometen un sueldo maravilloso, tal vez quieren que les des tu número de seguridad social. Es gravísimo porque imagínate que se hacen pasar por ti y obtienen tarjetas de crédito a tu nombre, entre otras cosas. Antes de responder a un anuncio de trabajo investiga los tabuladores de sueldos para el puesto que supuestamente te van a dar. 

El anuncio puede parecer que viene de una gran empresa. Frecuentemente, los estafadores se roban los nombres y logotipos de organizaciones reconocidas para usarlos en sus anuncios falsos. En ocasiones, hasta las páginas web corporativas se parecen a las legítimas. Si está registrado con una dirección en el extranjero es casi seguro que se trata de una estafa. Si un supuesto “reclutador” dice que está llenando plazas en la empresa X, ve a la página web de la empresa X para comprobarlo.

Todo “reclutador” o “representante del departamento de recursos humanos” que se comunique contigo mediante una cuenta electrónica gratuita, de Yahoo, Hotmail o Gmail, es probablemente un estafador. Los correos relacionados con empleos legítimos utilizan una cuenta empresarial.

Al parecer, muchas empresas fantasmas ya han sido denunciadas. Sin mucho éxito. ¿Qué nos queda? Ir a lo seguro con empresas como Aliato, S.A. de C.V. Te recomendamos visitar su página.

El camino al triunfo sí existe; lo haces tú. Recuerda consultar antes de caer en manos de estafadores. Nunca des información sin estar seguro que se trata de una empresa real y seria. No permitas que la necesidad haga que tengas falsas esperanzas. Empresas confiables hay, así es que adelante. Tu búsqueda será un éxito.