Tag: Empresas

Es común que las PyMES cuenten con un presupuesto limitado y con una plantilla pequeña, especialmente al empezar. Sin embargo, conforme la empresa vaya creciendo y desarrollándose, surgirán necesidades y procesos cuya atención será crucial para el sostenimiento y fortalecimiento de dicho crecimiento.

 

Una de dichas necesidades será la de contar con un departamento de Recursos Humanos. Éste puede ser implementado y manejado desde el interior de la empresa, o se puede solucionar contando con un servicio de tercerización que se enfoque en la creación y desarrollo de estrategias para la gestión del capital humano.

 

¿De qué se encarga el departamento de RH?

  • Clima Organizacional: Debido a que generalmente las PyMES cuentan con una plantilla más reducida, el clima organizacional debe ser constantemente evaluado y atendido. Recursos Humanos puede encargarse de llevar a cabo actividades que fortalezcan un buen ambiente laboral, como la integración en equipos, el desarrollo de liderazgo, el fortalecimiento de la comunicación interna, actividades recreativas, entre otras.
  • Selección de personal: Un colaborador tóxico afecta tanto a PyMEs como a grandes corporativos, pero este se ve reflejado rápidamente cuando se cuenta con una plantilla más chica. Cuando se toma la decisión de contratar nuevos colaboradores, Recursos Humanos ayuda a reclutar al candidato más adecuado de acuerdo al perfil del puesto y a las necesidades de la organización. Elegir a la persona correcta impacta en la reducción de rotación de personal, y el impacto organizacional, operacional y económico que esto conlleva.
  • Procesos administrativos: RH se encarga del seguimiento y trato con instituciones del gobierno para revisar todo lo referente a cuestiones de prestaciones y beneficios para tus colaboradores. Un cuidadoso manejo de estos aspectos tan importantes fortalece la satisfacción y compromiso de las personas para con la empresa al sentirse valoradas y protegidas, y, por supuesto, fortalece el clima laboral.

 

Estas son las principales razones por las que un departamento de Recursos Humanos, interno o externo, es indispensable. Aunque cada parte influye en el éxito de una organización, el talento humano es el principal factor, por lo que debe ponerse especial atención a sus necesidades, y a la creación de un excelente ambiente laboral. En Aliato contamos con 24 años de experiencia atendiendo los requerimientos de RH para diversas empresas y sectores, fungiendo como socios estratégicos en la materia.

Es indiscutible el creciente impacto de la tecnología en todos los ámbitos de la vida actual; por supuesto, el ámbito empresarial y laboral es uno de los más afectados por el cúmulo de innovaciones y cambios.

 

El desarrollo tecnológico ha alcanzado niveles sorprendentes, permitiendo que la optimización, automatización y agilización de los medios empleados en Recursos Humanos sean más eficaces. Muchas herramientas tecnológicas y digitales han ido sumándose dentro de las dinámicas empresariales cotidianas, modificando formas de trabajo, procesos, y relaciones.

 

Una de las áreas más beneficiadas en este sentido es precisamente Reclutamiento y Selección. Por ejemplo, la generación de plataformas digitales para creación e identificación de perfiles, así como la posibilidad de poder registrar currículums en bolsas de trabajo en línea han contribuido en la evolución de las actividades de Recursos Humanos.

 

Este tipo de sistemas y aplicaciones ofrecen a las áreas de Recursos Humanos, respuestas prácticas y rápidas a sus necesidades de personal. Sin embargo, cabe destacar que, aunque de gran ayuda, estas herramientas son sólo un primer filtro de identificación; para poder tomar una decisión se debe conocer al candidato, aplicar pruebas psicométricas y definir si es apto para incorporarse a la empresa en cuestión.

 

Aunque es crucial mantenerse actualizado, echar mano de la tecnología, e incorporar herramientas que automatizan y agilizan procesos, como pruebas psicométricas, administradores de proyectos/tareas, estudios de clima laboral, medios de comunicación y trabajo en equipo remotos, etc, el factor humano sigue siendo determinante. Los servicios de una empresa de tercerización como Aliato puede ser el complemento humano ideal para la administración y gestión de tu equipo de trabajo.

Ser emprendedor y poseer un negocio propio es el sueño de muchas personas por las ventajas que esto puede conllevar: control del tiempo, mayores ingresos, no tener una figura de mando a la cual rendir cuentas….Para empezar, se debe considerar el gran reto y responsabilidad que esto implica en todo los aspectos, además de la inversión de tiempo que supone. Especialmente, hay que estar preparado para tomar decisiones complejas.

 

Ser dueño de una empresa implica desarrollar varios papeles a la vez, especialmente al principio. No sólo se trata de desarrollar los objetivos, metas, estructura, plan de negocios, y demás acciones estratégicas relacionadas con el establecimiento del core business. También hay varias labores de contaduría, reclutamiento y hasta mercadotecnia en las que un emprendedor deberá involucrarse necesariamente. Varias funciones irán delegándose y canalizándose a medida que crezca y se desarrolle la empresa. Una de suma importancia será la de formar y guiar al nuevo equipo de trabajo; a aquellas personas que tendrán un papel crucial en la correcta, planeada y exitosa puesta en marcha del negocio.

 

Como se mencionaba previamente, la disponibilidad y distribución del tiempo para trabajar, así como el no rendir cuentas puede ser una opción muy atractiva; pero esto no quiere decir que se trabaje mucho menos, al contrario, el trabajo y el tiempo dedicados suelen ser mucho mayores. Como cabeza, es indispensable estar pendiente y enterado de las diversas situaciones presentes en el día a día.

 

El dueño suele ser la imagen principal del negocio, de sus valores, de su filosofía, de su esencia. La presencia, así como el relacionamiento con clientes y potenciales clientes, jugará un papel crucial en términos comerciales. Buscar prospectos, acudir a reuniones, hacer presentaciones, dar seguimiento, coordinar y supervisar el arranque de proyectos son actividades que empiezan concentrándose en la figura del líder y dueño.

 

Por ende, la búsqueda de un balance entre lo profesional y lo personal puede ser aún más complejo de lograr cuando se está iniciando un negocio. Con el transcurso del tiempo, y el desarrollo eficiente y productivo del mismo, la distribución de funciones y delegación de tareas irá siendo una consecuencia natural de la situación. Ser líder de tu propio negocio es una decisión muy importante, incluso un parteaguas, considerando el cambio radical que conlleva pasar de colaborador a guía y base de una empresa. Debes prepararte para ser el apoyo fundamental de tu nuevo equipo de trabajo, y aportar las herramientas esenciales para alcanzar el progreso deseado.

El emprendimiento es una filosofía e ideología actual que ha provocado que muchas personas se aventuren a crear su propio negocio, con los aspectos positivos y los retos que eso conlleva. Hoy en día son cada vez más las empresas que surgen como startups, negocios creativos e innovadores.

 

 

Un efecto del incremento de éstas, ha sido la aparición de diferentes perfiles o carreras. Aunque no todas las startups son negocios meramente digitales, una gran parte de las mismas se desarrollan en este tipo de ecosistemas. El involucramiento de TIC’s, internet, lenguajes y aspectos de programación web, entre otros, ha requerido la formación de personas con perfiles sumamente nuevos y especializados; personas  con una mentalidad abierta, creativa, rápida e innovadora, capaces de adaptar sus conocimientos para atender las necesidades y problemáticas de las startups.

 

 

Estas son algunas carreras de reciente surgimiento:

 

Front end: Las personas dedicadas a este puesto se encargan del diseño y programación de interfaces. Su trabajo consiste en encontrar la mejor versión posible de las vías de interacción con el usuario, ya que éstas determinarán el éxito o fracaso en la experiencia del servicio que se ofrece al éste.

 

Back end:  Expertos que dominan los lenguajes de programación digitales.

 

Dueño del producto: Es el encargado de toda la gestión de un proyecto, además de que colabora dirigiendo a los equipos de programación y diseño. Cuenta con un conocimiento profundo de cada aspecto del producto. Aunque no necesita ser un programador o ingeniero, es obligatorio que se sepa comunicar técnicamente con estos equipos.

 

Experto en growth hacking: El objetivo de esta profesión consiste en lograr que una empresa explote su número de usuarios con diversas técnicas para detectar y dirigir tráfico de la web.

 

Data scientist: El encargado de esta labor debe analizar el volumen de información y datos generados a través de las TIC’s por usuarios, empresas, aplicaciones, sitios web, etc.

 

Al hablar de “nuevas carreras” nos referimos a que el mercado laboral está en un proceso de innovación que paralelamente amplía las posibilidades para generaciones futuras, y crea oportunidades de crecimiento para los profesionistas de la actualidad. Por lo tanto, áreas como Recursos Humanos deben buscar estrategias de desarrollo e integración para los nuevos profesionistas que darán impulso no sólo a las startups, sino a las compañías en general.

Dentro de la cultura de una organización, la actitud personal y profesional de un colaborador influye e impacta de manera importante en la productividad de la empresa. Por lo tanto, el proceso de reclutamiento y selección no es algo que deba ser tomado a la ligera, o dejado en manos inexpertas, con poca dedicación y análisis. En este proceso se verifican diversos factores; además de la experiencia profesional mencionada en los currículums, se deben analizar actitudes personales, como las habilidades para interactuar con otras personas y la manera en que toman decisiones bajo presión.

 

Una de las tácticas utilizadas es que durante la entrevista se hagan preguntas poco habituales, tales como: ¿Qué opina su jefe y antiguo equipo de trabajo sobre su personalidad? Lo que se espera es que la persona proporcione respuestas positivas, por eso es importante analizar las reacciones inmediatas y el lenguaje corporal. Y si se considera necesario, pedir referencias inmediatas al jefe anterior.

 

También se puede preguntar sobre el trabajo de compañeros previos; las personas que continuamente dan respuestas negativas sobre otros colaboradores pueden estar teniendo actitudes relacionadas con trabajo en equipo, reconocimiento y empatía que podrían resultar perjudiciales para una empresa. Hay reclutadores que toman en cuenta la actitud que una persona presenta desde que entra a un lugar, y la forma en la que establece contacto con personal de recepción, por ejemplo.

 

Otra estrategia es la realización de ejercicios de integración con el equipo de trabajo actual, de manera que se pueda analizar y observar detenidamente la forma en que se involucra con el personal, así como las aportaciones que puede brindar.

 

Preguntar por hobbies o actividades extracurriculares dice mucho de la personalidad. Generalmente las personas que realizan constantes actividades al aire libre suelen ser personas extrovertidas, mientras que los pasatiempos más caseros pueden ser propios de individuos más reservados. El análisis que se haga sin duda depende de los intereses y de la cultura de la empresa en cuestión.

 

Para incentivar el desarrollo organizacional se debe tener como objetivo el fomento de actitudes positivas en el equipo de trabajo. La actitud que presentan internamente las personas de tu equipo puede ser la misma con la que interactúan con clientes. El mantenimiento del clima laboral depende tanto del líder como de los colaboradores, por lo que es ideal contar con un equipo que genere sinergias.

 

Es común que al comenzar un negocio o servicio se cometan ciertos errores, mismos que derivan de la falta de experiencia. Sin embargo, existen acciones sencillas que te ayudarán a prever detalles, y a superar exitosamente estas dificultades:

 

  • Recibir capacitación previa: Antes de comenzar el lanzamiento físico de tu negocio, debes tener contemplado el dinero que tendrás que invertir, desde pagos a proveedores y personal, hasta cálculo de impuestos, entre otros. Estos datos dependen del tipo de negocio que quieras emprender, por eso recibir asesoramiento de una persona experta te ayudará a prevenir pérdidas económicas, y a llevar un buen manejo financiero desde el inicio.

 

  • Hacer un plan de negocios: Este tipo de documentos es fundamental, ya que se estipulan cuestiones como: cuándo se realizará el pago a personal, tasa de interés, impuestos, mantenimiento del lugar de trabajo, etc. Además de que contar con un plan te ayudará a darle seguimiento a los objetivos planteados.

 

  • Realizar un estudio de mercado: Conocer a la competencia, a tu sector y a tus potenciales clientes ayudará a marcar tu propuesta de valor, los diferenciadores de tu negocio, a enfocar tus servicios y a segmentar claramente a tus audiencias.

 

  • Tomar en cuenta errores que otros han cometido: Si tienes amigos o conocidos que previamente han comenzando un negocio, sus consejos y recomendaciones te serán de ayuda para evitar caer en situaciones desfavorables.

 

  • No contar con un área de Recursos Humanos: Cuando comienzas un negocio, debes considerar tener un equipo que esté preparado para hacerse cargo de lo más importante: las personas. Si no cuentas con los recursos o el tamaño para cubrir internamente esta área, puedes integrar y complementar con los servicios de una empresa de tercerización como Aliato. No sólo podrás enfocarte en temas cruciales para echar a andar tu negocio, sino que sentirás la confianza y tranquilidad de saber que tus colaboradores son atendidos con dedicación y eficiencia.

Conforme crezca tu negocio se presentarán diversos retos, pero si tienes contempladas estas cuestiones primordiales, te será más fácil enfrentar los obstáculos que surjan.

Cuando una persona decide ya no formar parte de una organización, pueden existir diversos factores que influyen en la toma de la misma. Antes de renunciar, recomendamos considerar lo siguiente:

 

  • Analiza los factores y/o situaciones que te resultan incómodas o poco favorables, aquellas que están influyendo en tu decisión. ¿Qué puede estar afectando? ¿Se puede solucionar dentro de la empresa? ¿Se trata del entorno laboral, del salario, de mala administración, de falta de liderazgo por parte de tu jefe?

 

  • ¿Tienes posibilidades de desarrollo profesional? ¿Existe un plan de carrera para ti? Las personas buscan integrarse a una organización que les ofrezca desarrollo profesional; éste puede ser a corto o a largo plazo. Analiza tus actividades dentro de la empresa de manera que compruebes que, en definitiva, no cuentas con el apoyo necesario para avanzar en tu carrera.

 

  • El  ámbito laboral puede resultar que sea un factor importante para la productividad, comenta con tu jefe las situaciones o actitudes que te resultan incómodas o poco gratas por parte de tus compañeros, de manera que si se puede encontrar solución al problema, no tengas que cambiar de empleo.

 

  • Recuerda también que encontrar empleos actualmente suele ser una tarea difícil; a pesar de que existen opciones como la bolsa de trabajo de Aliato, que facilitan dichos procesos.

Renunciar no es una decisión que debe ser tomada a la ligera o de manera precipitada. Toma el tiempo para pensar, analizar y evaluar tu decisión, con base en la situación actual, tu plan de vida personal y profesional, tus objetivos y tus prioridades.

La búsqueda de empleos es una actividad que debe tomarse con seriedad, especialmente hoy en día en que la mayoría de las personas lo hace por internet. Las personas deben estar alerta ante casos de mala praxis en ofertas laborales, es decir, ante empresas “fantasma” que lanzan publicaciones en internet con el motivo de atraer a personas interesadas en encontrar empleo.

 

¿En qué consisten este tipo de fraudes? Los puedes detectar si la empresa te pide cualquier tipo de pago antes de realizar la entrevista; algunos fraudes relacionados con esto son solicitudes de depósitos de dinero para la realización de “estudios socioeconómicos” o “exámenes médicos”. A menos que ya te encuentres en proceso de firma de contrato, la empresa para la que estás aplicando no debe pedirte ningún tipo de remuneración monetaria.

 

Este tipo de fraudes suelen darse con frecuencia vía correo electrónico, en donde se hacen pasar por una empresa reconocida para orillar a que el postulante tenga interés en aplicar y mande sus datos. Para evitar este tipo de engaños por correo electrónico se recomienda revisar que el correo posea un dominio propio de la empresa, en lugar de provenir de direcciones de estilo personal o de dominios públicos como Gmail y Hotmail.

 

Pero los fraudes no son únicamente económicos, en otras ocasiones pueden existir empresas que aparentan tener una fuerte influencia en el mercado para engañar a recién egresados de escuelas que se encuentran en su primera búsqueda de trabajo.

 

Como principal recomendación, se debe verificar la procedencia de la oferta de empleo, es decir, asegurarse que la página web sea seria e incluso buscar sus perfiles oficiales en redes sociales, ya que de esta forma podrás revisar los comentarios de personas que previamente hayan aplicado a vacantes dentro del portal. Si la oferta laboral menciona el nombre del reclutador, es recomendable buscar referencias de la persona en cuestión en redes sociales de confianza como LinkedIn.

 

Por último, resulta esencial investigar con detenimiento la empresa a la que estás aplicando: visitar su página web, familiarizarte con su historia y filosofía, conocer el tipo de productos/servicios que ofrecen, los clientes con los que han trabajado, la trayectoria con la que cuentan. De esta forma evitarás caer en trampas de empresas fantasmas o de personas que sólo buscan realizar fraudes.

La capacitación y el entrenamiento son parte de las actividades principales del departamento de recursos humanos. El desarrollo del área consiste principalmente en fomentar el sano crecimiento profesional de los colaboradores en sintonía con la cultura corporativa y los objetivos de la compañía, a través de la creación de estrategias y metodologías que permitan esto.

 

En el desarrollo del talento se busca incluir oportunidades como el coaching o entrenamiento personal, lo cual fomenta que los colaboradores creen planes de carrera  y se planteen objetivos de crecimiento

 

Hoy en día los profesionales buscan adquirir o perfeccionar las capacidades necesarias para realizar varias funciones asociadas a sus roles actuales o a futuros cargos dentro de la empresa o sector en el que se encuentran. Esto con el propósito de conseguir ocupar puestos más altos, a partir de los cuales también puedan ayudar a desarrollar las mismas habilidades en sus propios equipos de trabajo.

 

El desarrollo organizacional no debe ser considerado como un conjunto de mecanismos, sino como un proceso donde se evalúa el desempeño de cada integrante. Debido a que no tiene un límite establecido, este proceso puede ser extendido para poder analizar si las actividades están brindando resultados; por ejemplo: si se necesita promover a una persona internamente, el colaborador a cargo del área o equipo sería el encargado de prepararlo para asumir y desempeñar sus nuevas funciones, evitando que la persona en cuestión se sienta desorientada al ocupar su nuevo puesto.

 

Las organizaciones pueden facilitar este proceso de desarrollo mediante la planificación, misma que puede comenzar con estudios como los que realizamos a través de nuestro servicio de Headhunting, en los que se detecta a líderes naturales para puestos directivos o gerenciales, o analizando las contribuciones individuales en proyectos grupales. Asimismo, cada colaborador puede solicitar apoyo del departamento para mejorar sus habilidades y explotar sus fortalezas.

 

El estrés producido por el trabajo es un estado cada vez más alarmante, ya que puede causar daños irreversibles a la salud. De acuerdo al grado de estrés que se presente, y a las cualidades físicas y psíquicas de cada persona, éste puede derivar en diabetes, obesidad, insuficiencias cardíacas, ansiedad, hipertensión y depresión.

 

Los trabajos que desarrollan mayor nivel de estrés actualmente son:

 

Reportero: Con la tecnología cada vez más presente en la vida cotidiana, no es de sorprender que ésta sea indispensable en profesiones como el periodismo. Un periodista se caracteriza por estar al tanto de todo lo que pasa en su entorno para poder desarrollar los contenidos requeridos. Con el propósito de conseguir su nota, los periodistas son capaces de soportar todo tipo de incomodidades, privaciones e incluso agresiones, ocasionando que su nivel de estrés aumente día con día.

 

Taxista: Al estar conduciendo durante la mayor parte del día, los taxistas están expuestos a factores de estrés como agresiones por parte de otros conductores, tráfico, ruido, e incluso actos de delincuencia.

 

Ejecutivo de Relaciones Públicas: Tener la responsabilidad de mantener o mejorar la imagen de una empresa, negocio o figura pública no es una tarea fácil, siendo uno de los trabajos que suele requerir atención más de 8 horas de diarias.

 

Community Manager: Esta profesión surgió con el avance tecnológico y la evolución del mundo digital. Debido a la inmediatez y la dinámica “imparable” del internet, los usuarios están inmersos en las redes sociales, ávidos de contenido, de novedad e interactuando. Para innumerables marcas, empresas, servicios…esto implica la necesidad de tener a un equipo de personas especializadas que puedan atender a sus comunidades digitales las 24 horas del día, exigiendo un alto nivel de seguimiento, rapidez e inversión de tiempo por parte de sus community managers.

 

Organizador de eventos: Las personas que se dedican a trabajar en este ámbito están conscientes de que deben estar preparadas para reaccionar ante cualquier tipo de improvisto, a pesar de la planeación rigurosa y de la organización meticulosa que hagan; su ocupación requiere de atención total e inmediata.

 

Director general: El director es la figura encargada de dirigir y optimizar el flujo de trabajo de una organización, siendo el responsable final del cumplimiento de las metas y la consecución de los resultados de una compañía.

 

Existen muchas ocupaciones y profesiones que generan estrés debido a la atención, responsabilidad, tiempo de respuesta y tolerancia que requieren. A pesar de que toda ocupación cuenta con sus propias dificultades, las mencionadas anteriormente son las que actualmente presentan signos y efectos de estrés más notorios.