Tag: cultura corporativa

Cada colaborador de una empresa busca sentir que sus habilidades, aptitudes y conocimientos son valorados por la organización a la que pertenece; sin embargo, debemos destacar que no todo lo que se proyecta puede ser relevante para el líder del equipo. En diversas situaciones se valoran las acciones que generaron verdaderos resultados y que los llevaron a cumplir el objetivo planteado, como las siguientes:

 

Trabajo en equipo: Un director toma en cuenta la habilidad de delegar responsabilidades a otros colaboradores de la empresa. Este tipo de actitudes demuestran que se conocen los talentos y habilidades de otros compañeros, facilitando que la empresa avance en conjunto y no de forma individual.

 

Organizar: Tener la habilidad de priorizar no es una tarea fácil, sobre todo cuando se es parte de una empresa que posee diferentes clientes, ya que a todos se les debe dar la misma atención. Una persona que hace sus tareas en orden y prestando atención a los detalles es valorada por la empresa.

 

Tolerancia: Es común que dentro de las competencias mencionadas en un currículum o entrevista se mencione poseer un nivel alto de tolerancia; sin embargo, esta competencia se demuestra cuando el colaborador se encuentra en el área de trabajo. La tolerancia ante la diferencia de opinión con compañeros de trabajo y clientes, así como la forma en que se llevan este tipo de diferencias es una actitud que sin duda destaca ante los líderes de la organización.

 

No poseer sentido de conformidad: Las empresas buscan conservar a personas que estén dispuestas a encontrarse en constante aprendizaje, que busquen o se adapten a métodos de cambio.

 

Optimismo e iniciativa: Las actitudes positivas a la hora de relacionarse con los demás y al afrontar conflictos tienen un gran valor añadido porque permiten mantenerse con mente abierta a otras ideas que sean beneficiosas para la evolución de la empresa, además de que mejoran el clima laboral y la imagen externa que se proyecta.

 

Existen diversas cualidades que pueden ser valoradas por la empresa a la que perteneces, ya que cada persona posee diversas aptitudes, además de que las exigencias y objetivos varían según la compañía.

En las empresas es común escuchar la palabra innovación, pero para que ésta  tenga un verdadero significado se deben implementar nuevas estrategias que mejoren la organización interna de la compañía.

 

El entorno que rodea a las organizaciones es uno de los factores clave que las motiva a modificar sus reglas, estructura y tecnología. Si estos elementos no están en constante innovación pueden provocar el fracaso de la empresa. Los cambios pueden darse en aspectos tecnológicos, legales, políticos, económicos, demográficos, ecológicos o culturales; por ejemplo, nuevos directivos, renovación de la imagen corporativa, incorporación de nuevos colaboradores, cambios de ubicación del lugar de trabajo, e incluso liquidación de personal.

 

Un cambio organizacional no debe tomarse a la ligera ya que las modificaciones drásticas pueden afectar las relaciones entre las unidades e individuos. Para comenzar de forma adecuada se debe detectar el área o actividades que puedan estar produciendo sensaciones de desequilibrio o insatisfacción. A partir de dicha detección se podrán idear estrategias especializadas y enfocadas en atacar estas sensaciones. Asimismo es importante crear guías que apoyen la comprensión del objetivo del cambio interno entre las personas.

 

Hay que tomar en cuenta que un colaborador puede percibir los cambios como una acción hostil por parte de la empresa, por lo que es recomendable implementar los cambios por pasos. Por ejemplo, si el cambio tiene que ver con la integración de un nuevo director, se puede realizar una sesión en la que la nueva persona se presente formalmente ante su equipo de trabajo,  presente los nuevos métodos de trabajo, y explique detalladamente cómo se realizarán e implementarán estas técnicas.

 

A pesar de que los cambios están planeados para mejora de la organización, la aparición de conflictos es inevitable. Algunas personas no percibirán los cambios cómo algo bueno, por eso es recomendable brindar un enfoque claro y determinante al cambio, que se refleje como la estrategia que ayudará a mejorar el desempeño y rendimiento de cada departamento; favoreciendo la creación de un clima laboral donde las personas desarrollen la capacidad de escuchar y aceptar ideas.

 

Esto ayudará a que el trabajo en equipo tenga un mayor desempeño y productividad, y a generar un aprovechamiento óptimo de las oportunidades. Realizar un adecuado manejo y reestructuración de las situaciones y problemáticas de una empresa repercute positivamente en la toma de decisiones y en el control de la misma.

 

 

0

Las demandas del mercado han cambiado debido a que la tecnología se ha integrado en cada aspecto de la vida de los consumidores.

 

El marketing ha dejado de ser únicamente para crear las mejores estrategias para vender un producto, ahora se busca que este producto sea parte de la vida diaria de la persona, y que a pesar de que cuente con miles opciones, continúe comprando el producto o servicio elaborado. Esto se le conoce como fidelización.

 

Al final de un proyecto, todo depende del trabajo realizado por el equipo, y si el equipo no cuenta con la comunicación correcta el resultado no será el esperado. Podemos disponer de los mejores aparatos electrónicos, las aplicaciones más actuales, los mejores talentos, pero todo esto no es útil si no existe una comunicación organizacional correcta.

 

Es aquí donde el departamento de recursos humanos busca crear estrategias de forma que integren a cada uno de los integrantes, explotando las fortalezas de cada persona.

 

Podemos conocer a profundidad al cliente al que buscamos adquirir, pero si no conocemos de la misma forma los elementos que componen a la empresa, empezando por los empleados, no se puede esperar presentar una excelente imagen.

 

Se conoce como marketing de recursos humanos ya que son estrategias para vender ideas de convivencia e organización internas, detectando las necesidades y hábitos de cada uno de los empleados.

 

Pueden ser estrategias sencillas como crear cafeterías o espacios donde los empleados puedan comer y tomar bebidas, esto los lleva a convivir y a conocer a sus compañeros de trabajo.

 

Muchas empresas han implementado crear este tipo de espacios, comprobando que la comunicación y el trabajo en equipo mejoró notablemente, debido a que las personas demostraron más abiertos a las ideas o propuestas de otros, trataron de integrar las diversas habilidades de cada uno e incluso si el trabajo resultaba excesivo, se ayudaban con la carga laboral.

 

El área de recursos humanos se presenta con nuevas dificultades, ya que, como toda área, debe integrar la tecnología a sus herramientas. Puede ser desde crear plataformas internas donde los empleados presenten quejas desde la limpieza de su espacio laboral, el entorno que rodea el lugar de trabajo, la actitud de otros compañeros e incluso el trato recibido por el líder principal.

Con los millenial´s siendo los líderes en negocios en la actualidad, es natural que en las empresas las personas que no pertenecen a esta generación se lleguen a sentir excluidas.

 

Por este motivo, se han buscado formas de integrar a estas dos generaciones, de forma que todo tipo de personas, sin importar la edad o género, aporten su conocimiento para el crecimiento general de la empresa.

 

El couching consiste en que un ejecutivo senior prepare a nuevos talentos, de esta forma se logra que convivan mentes de generaciones totalmente diferentes. ¿A qué nos referimos con generaciones diferentes?

 

La mayoría de los directivos de una empresa actualmente pertenecen a la generación de los baby boomers, personas que basaban el éxito en lo tradicional, ahora buscan implementar estos conocimientos con la tecnología y las nuevas necesidades de los consumidores o usuarios.

 

Las nuevas necesidades de los consumidores han creado esta oportunidad de crear relaciones multigeneracionales, el mentor busca implementar los hábitos tradicionales para ser líder y trabajar en equipo, así mismo el nuevo talento aplica estas técnicas dirigidas hacia la nueva audiencia.

 

Esta convivencia no es única de empresas, en escuelas e universidades han buscado implementar que ex alumnos destacados presenten seminarios o clases de forma que enseñen a jóvenes emprendedores como conseguir trabajo, mantenerlo y ayudar al crecimiento de la empresa a la que pertenecerán.

 

El propósito de este tipo de iniciativas es generar mayor productividad en la vida profesional y personal, ya que no sentirse importante o destacar en el ámbito laboral puede generar bajas en el desempeño y depresión.

 

A pesar de la diferencia de edades, gustos, género, profesiones, como humanos no conectarnos socialmente sería ir en contra de nuestra propia naturaleza. En el trabajo sería un desperdicio total no aprovechar los conocimientos de personas que llevan años en el negocio, personas que consideran a al trabajo como su segunda casa por lo que la conocen de pies de cabeza.

 

Este tipo de información es vital para personas que entran a la empresa con 0% conocimiento de la misma, por lo que apoyarse de expertos es el nuevo plan.

La imagen de una empresa es de los principales factores que se deben cuidar constantemente, esta imagen está compuesta por elementos externos como logo y slogan, edificios, e incluso la vestimenta, como es el caso de los abogados.

 

Los integrantes de la empresa deben estar conscientes de los valores y pautas de conducta que componen a la organización de la que forman parte, la personalidad errónea de un directivo puede afectar el negocio con un nuevo cliente, respetar la cultura que posee tu lugar de trabajo garantiza el factor de integración con tus compañeros, desarrollando un entorno social agradable.

 

Así como cada persona posee una característica o rasgo que la hace única, la cultura corporativa es lo que destaca a una empresa de otras. Cada posee su propia historia, visión, objetivos, detalles que ayudan a que el cliente cree una previa idea de la empresa, incluso el branding va de la mano con la cultura que posee una empresa, ya que una persona se casa con una marca al sentirse identificada con los valores que se reflejan.

 

Un ejemplo claro es el caso de Apple, empresa fundada por Steve Jobs, quién creía que la creatividad y el no tener temor eran los factores principales para crear productos únicos. Las personas se sintieron identificadas con los valores que la empresa difunde, el mismo público le da este valor al relacionar este tipo de marcas con carreras en específico, o para transmitir el mensaje deseado de tu negocio. Si al entrar a la una agencia de gran prestigio notas que cada uno de los integrantes posee una computadora de esta compañía, la gente percibe elegancia e incluso asumen un nivel socioeconómico alto.

 

Steve Jobs es de los principales CEO’s que comprendió la importancia de la cultura corporativa, impartiendo estos conceptos a los integrantes de la compañía:

 

  • Constante innovación: Impulsar a los integrantes de tu equipo a asumir riesgos y exponer sus ideas sin temor al fracaso.
  • Ganar-Ganar: El éxito que le empresa consiga es tu éxito también, la empresa no conseguiría resultados sin sus integrantes
  • Trabajo en equipo constante: Actividades donde se requiera la colaboración de todos los miembros del equipo, cada persona es un mundo diferente con ideas para aportar.
  • Crea Calidad y no cantidad: Tu equipo siempre debe orientar los resultados hacia la calidad que le den al producto y no la cantidad que buscan distribuir.

 

Estos son consejos que puedes aplicar a tu proyecto de comunicación organizacional, Relaciones Públicas y Marketing, a los departamentos que se crea necesario. La cultura corporativa forma parte de los elementos que puede hacer de tu empresa algo único, que destaque y sea reconocida, que atraiga a consumidores o usuarios, por eso se debe impartir regularmente a los empleados que conozcan a la empresa de la que forman parte.