Tag: Administración de personal

Es indiscutible el creciente impacto de la tecnología en todos los ámbitos de la vida actual; por supuesto, el ámbito empresarial y laboral es uno de los más afectados por el cúmulo de innovaciones y cambios.

 

El desarrollo tecnológico ha alcanzado niveles sorprendentes, permitiendo que la optimización, automatización y agilización de los medios empleados en Recursos Humanos sean más eficaces. Muchas herramientas tecnológicas y digitales han ido sumándose dentro de las dinámicas empresariales cotidianas, modificando formas de trabajo, procesos, y relaciones.

 

Una de las áreas más beneficiadas en este sentido es precisamente Reclutamiento y Selección. Por ejemplo, la generación de plataformas digitales para creación e identificación de perfiles, así como la posibilidad de poder registrar currículums en bolsas de trabajo en línea han contribuido en la evolución de las actividades de Recursos Humanos.

 

Este tipo de sistemas y aplicaciones ofrecen a las áreas de Recursos Humanos, respuestas prácticas y rápidas a sus necesidades de personal. Sin embargo, cabe destacar que, aunque de gran ayuda, estas herramientas son sólo un primer filtro de identificación; para poder tomar una decisión se debe conocer al candidato, aplicar pruebas psicométricas y definir si es apto para incorporarse a la empresa en cuestión.

 

Aunque es crucial mantenerse actualizado, echar mano de la tecnología, e incorporar herramientas que automatizan y agilizan procesos, como pruebas psicométricas, administradores de proyectos/tareas, estudios de clima laboral, medios de comunicación y trabajo en equipo remotos, etc, el factor humano sigue siendo determinante. Los servicios de una empresa de tercerización como Aliato puede ser el complemento humano ideal para la administración y gestión de tu equipo de trabajo.

Actualmente, los profesionistas buscan formar parte de una organización que más allá de proporcionales una remuneración económica, les otorgue conocimientos que contribuyan a su desarrollo profesional.  Esta característica se está manifestando principalmente en las generaciones conformadas por los millennials.

 

Las empresas deben tener presentes los objetivos profesionales de las personas, sabiendo, por supuesto, que su trabajo repercute directamente en la organización, en sus objetivos y en sus clientes. Por tal motivo la generación de planes de carrera debe ser una constante dentro de la planeación estratégica.

 

¿A qué se refiere un plan de carrera?

 

Cada persona posee metas personales que desarrolla a la par de la realización de su trabajo. Al momento de integrarse a una empresa, ésta última debe contar con un plan ejecutable de crecimiento que tome en cuenta aspectos como: los pasos que deben seguirse para conseguir una promoción; tiempo mínimo o máximo para ocupar un puesto; tipo de formación que se puede brindar para apoyar el desarrollo y progreso; y los puestos a los que puede aspirar. Por ejemplo, si empiezas como asistente junior de cuentas, en dos años o menos podrías convertirte en ejecutivo senior, desarrollando los conocimientos, capacidades y habilidades requeridas para llegar a ese punto. Por su parte, el líder debe trazar el camino y apoyar a nivel coaching y guía, de manera que en un tiempo determinando la persona logre crecer y ocupar el siguiente puesto.

 

Los planes de carrera son fundamentales para la motivación de las personas, de tal suerte que el nivel de productividad puede aumentar considerablemente. Al tener metas claras y concretas, crecen las probabilidades de lograr resultados eficaces y exitosos; contrario a las consecuencias que trae el que los colaboradores vean limitada su capacidad de ascenso y mejora en las condiciones de trabajo.

Dentro de la cultura de una organización, la actitud personal y profesional de un colaborador influye e impacta de manera importante en la productividad de la empresa. Por lo tanto, el proceso de reclutamiento y selección no es algo que deba ser tomado a la ligera, o dejado en manos inexpertas, con poca dedicación y análisis. En este proceso se verifican diversos factores; además de la experiencia profesional mencionada en los currículums, se deben analizar actitudes personales, como las habilidades para interactuar con otras personas y la manera en que toman decisiones bajo presión.

 

Una de las tácticas utilizadas es que durante la entrevista se hagan preguntas poco habituales, tales como: ¿Qué opina su jefe y antiguo equipo de trabajo sobre su personalidad? Lo que se espera es que la persona proporcione respuestas positivas, por eso es importante analizar las reacciones inmediatas y el lenguaje corporal. Y si se considera necesario, pedir referencias inmediatas al jefe anterior.

 

También se puede preguntar sobre el trabajo de compañeros previos; las personas que continuamente dan respuestas negativas sobre otros colaboradores pueden estar teniendo actitudes relacionadas con trabajo en equipo, reconocimiento y empatía que podrían resultar perjudiciales para una empresa. Hay reclutadores que toman en cuenta la actitud que una persona presenta desde que entra a un lugar, y la forma en la que establece contacto con personal de recepción, por ejemplo.

 

Otra estrategia es la realización de ejercicios de integración con el equipo de trabajo actual, de manera que se pueda analizar y observar detenidamente la forma en que se involucra con el personal, así como las aportaciones que puede brindar.

 

Preguntar por hobbies o actividades extracurriculares dice mucho de la personalidad. Generalmente las personas que realizan constantes actividades al aire libre suelen ser personas extrovertidas, mientras que los pasatiempos más caseros pueden ser propios de individuos más reservados. El análisis que se haga sin duda depende de los intereses y de la cultura de la empresa en cuestión.

 

Para incentivar el desarrollo organizacional se debe tener como objetivo el fomento de actitudes positivas en el equipo de trabajo. La actitud que presentan internamente las personas de tu equipo puede ser la misma con la que interactúan con clientes. El mantenimiento del clima laboral depende tanto del líder como de los colaboradores, por lo que es ideal contar con un equipo que genere sinergias.

 

La capacitación y el entrenamiento son parte de las actividades principales del departamento de recursos humanos. El desarrollo del área consiste principalmente en fomentar el sano crecimiento profesional de los colaboradores en sintonía con la cultura corporativa y los objetivos de la compañía, a través de la creación de estrategias y metodologías que permitan esto.

 

En el desarrollo del talento se busca incluir oportunidades como el coaching o entrenamiento personal, lo cual fomenta que los colaboradores creen planes de carrera  y se planteen objetivos de crecimiento

 

Hoy en día los profesionales buscan adquirir o perfeccionar las capacidades necesarias para realizar varias funciones asociadas a sus roles actuales o a futuros cargos dentro de la empresa o sector en el que se encuentran. Esto con el propósito de conseguir ocupar puestos más altos, a partir de los cuales también puedan ayudar a desarrollar las mismas habilidades en sus propios equipos de trabajo.

 

El desarrollo organizacional no debe ser considerado como un conjunto de mecanismos, sino como un proceso donde se evalúa el desempeño de cada integrante. Debido a que no tiene un límite establecido, este proceso puede ser extendido para poder analizar si las actividades están brindando resultados; por ejemplo: si se necesita promover a una persona internamente, el colaborador a cargo del área o equipo sería el encargado de prepararlo para asumir y desempeñar sus nuevas funciones, evitando que la persona en cuestión se sienta desorientada al ocupar su nuevo puesto.

 

Las organizaciones pueden facilitar este proceso de desarrollo mediante la planificación, misma que puede comenzar con estudios como los que realizamos a través de nuestro servicio de Headhunting, en los que se detecta a líderes naturales para puestos directivos o gerenciales, o analizando las contribuciones individuales en proyectos grupales. Asimismo, cada colaborador puede solicitar apoyo del departamento para mejorar sus habilidades y explotar sus fortalezas.

 

En las empresas es común escuchar la palabra innovación, pero para que ésta  tenga un verdadero significado se deben implementar nuevas estrategias que mejoren la organización interna de la compañía.

 

El entorno que rodea a las organizaciones es uno de los factores clave que las motiva a modificar sus reglas, estructura y tecnología. Si estos elementos no están en constante innovación pueden provocar el fracaso de la empresa. Los cambios pueden darse en aspectos tecnológicos, legales, políticos, económicos, demográficos, ecológicos o culturales; por ejemplo, nuevos directivos, renovación de la imagen corporativa, incorporación de nuevos colaboradores, cambios de ubicación del lugar de trabajo, e incluso liquidación de personal.

 

Un cambio organizacional no debe tomarse a la ligera ya que las modificaciones drásticas pueden afectar las relaciones entre las unidades e individuos. Para comenzar de forma adecuada se debe detectar el área o actividades que puedan estar produciendo sensaciones de desequilibrio o insatisfacción. A partir de dicha detección se podrán idear estrategias especializadas y enfocadas en atacar estas sensaciones. Asimismo es importante crear guías que apoyen la comprensión del objetivo del cambio interno entre las personas.

 

Hay que tomar en cuenta que un colaborador puede percibir los cambios como una acción hostil por parte de la empresa, por lo que es recomendable implementar los cambios por pasos. Por ejemplo, si el cambio tiene que ver con la integración de un nuevo director, se puede realizar una sesión en la que la nueva persona se presente formalmente ante su equipo de trabajo,  presente los nuevos métodos de trabajo, y explique detalladamente cómo se realizarán e implementarán estas técnicas.

 

A pesar de que los cambios están planeados para mejora de la organización, la aparición de conflictos es inevitable. Algunas personas no percibirán los cambios cómo algo bueno, por eso es recomendable brindar un enfoque claro y determinante al cambio, que se refleje como la estrategia que ayudará a mejorar el desempeño y rendimiento de cada departamento; favoreciendo la creación de un clima laboral donde las personas desarrollen la capacidad de escuchar y aceptar ideas.

 

Esto ayudará a que el trabajo en equipo tenga un mayor desempeño y productividad, y a generar un aprovechamiento óptimo de las oportunidades. Realizar un adecuado manejo y reestructuración de las situaciones y problemáticas de una empresa repercute positivamente en la toma de decisiones y en el control de la misma.

 

 

0

Las demandas del mercado han cambiado debido a que la tecnología se ha integrado en cada aspecto de la vida de los consumidores.

 

El marketing ha dejado de ser únicamente para crear las mejores estrategias para vender un producto, ahora se busca que este producto sea parte de la vida diaria de la persona, y que a pesar de que cuente con miles opciones, continúe comprando el producto o servicio elaborado. Esto se le conoce como fidelización.

 

Al final de un proyecto, todo depende del trabajo realizado por el equipo, y si el equipo no cuenta con la comunicación correcta el resultado no será el esperado. Podemos disponer de los mejores aparatos electrónicos, las aplicaciones más actuales, los mejores talentos, pero todo esto no es útil si no existe una comunicación organizacional correcta.

 

Es aquí donde el departamento de recursos humanos busca crear estrategias de forma que integren a cada uno de los integrantes, explotando las fortalezas de cada persona.

 

Podemos conocer a profundidad al cliente al que buscamos adquirir, pero si no conocemos de la misma forma los elementos que componen a la empresa, empezando por los empleados, no se puede esperar presentar una excelente imagen.

 

Se conoce como marketing de recursos humanos ya que son estrategias para vender ideas de convivencia e organización internas, detectando las necesidades y hábitos de cada uno de los empleados.

 

Pueden ser estrategias sencillas como crear cafeterías o espacios donde los empleados puedan comer y tomar bebidas, esto los lleva a convivir y a conocer a sus compañeros de trabajo.

 

Muchas empresas han implementado crear este tipo de espacios, comprobando que la comunicación y el trabajo en equipo mejoró notablemente, debido a que las personas demostraron más abiertos a las ideas o propuestas de otros, trataron de integrar las diversas habilidades de cada uno e incluso si el trabajo resultaba excesivo, se ayudaban con la carga laboral.

 

El área de recursos humanos se presenta con nuevas dificultades, ya que, como toda área, debe integrar la tecnología a sus herramientas. Puede ser desde crear plataformas internas donde los empleados presenten quejas desde la limpieza de su espacio laboral, el entorno que rodea el lugar de trabajo, la actitud de otros compañeros e incluso el trato recibido por el líder principal.

Constantemente se habla de motivar a los empleados para que aumente la productividad en las horas de trabajo, se sabe que el principal motivo por la que una persona asiste sin falta a su trabajo es por el beneficio monetario. Sin embargo, pueden existir otras razones por las que una persona se motive a trabajar por gusto y no por obligación.

 

El vínculo entre el compromiso de los empleados y los resultados prospectados en la empresa van totalmente de la mano, e incluso es el factor que puede afectar la imagen externa ante los clientes y los consumidores/ usuarios. ¿De qué manera puede afectar la imagen corporativa?

 

Un empleado feliz lo refleja en todos los aspectos, desde la forma en que entrega y hace su trabajo, en la convivencia con las personas que lo rodean, en la atención que dan a otros clientes, etc. De aquí se derivan diversos tipos de empleados:

  • Empleados zombies: Son conocidos por trabajar mecánicamente, es decir, solo hacen su trabajo sin aportar ideas en juntas o espacios de trabajo, no muestran interés en querer crecer profesionalmente y no comparten ningún tipo de dato personal con personas del área.
  • Empleados tóxicos: No se comprometen a ninguna labor de trabajo, no saben trabajar en equipo ya que constantemente quieren demostrar que sus habilidades son superiores a la de los demás, además de que crean un clima laboral hostil.
  • Empleados contribuyentes: Constantemente tratan de aportar ideas para cumplir las metas planteadas, ayudan a motivar a otros compañeros de trabajo para trabajar correctamente y buscan convivir con las personas de su equipo de trabajo.

 

Muchas de las actitudes positivas de un empleado dependen de la percepción que tengan de su líder. Un líder que se comunica de forma transparente y presenta los objetivos de forma que sean comprensibles para todos, crea un ambiente donde cada empleado cumple con su función y se siente dotado de un propósito en específico.

 

El detectar las habilidades de cada uno de tus empleados y aplaudir los logros que tengan, no es la única forma de lograr compromiso, es importante que el espacio en el que se trabaja esté en condiciones cómodas. Muchas empresas incluyen dentro de su estrategia de comunicación interna el hacer uso de colores cálidos para decorar las oficinas e incluso incluir espacios creativos donde los mismos empleados plasmen imágenes creativas.

 

El employee engament debe ser considerado como la estrategia principal para generar una cultura corporativa positiva, con esto mantendrás y atraerás nuevos clientes, si es que es el objetivo deseado.

La imagen de una empresa es de los principales factores que se deben cuidar constantemente, esta imagen está compuesta por elementos externos como logo y slogan, edificios, e incluso la vestimenta, como es el caso de los abogados.

 

Los integrantes de la empresa deben estar conscientes de los valores y pautas de conducta que componen a la organización de la que forman parte, la personalidad errónea de un directivo puede afectar el negocio con un nuevo cliente, respetar la cultura que posee tu lugar de trabajo garantiza el factor de integración con tus compañeros, desarrollando un entorno social agradable.

 

Así como cada persona posee una característica o rasgo que la hace única, la cultura corporativa es lo que destaca a una empresa de otras. Cada posee su propia historia, visión, objetivos, detalles que ayudan a que el cliente cree una previa idea de la empresa, incluso el branding va de la mano con la cultura que posee una empresa, ya que una persona se casa con una marca al sentirse identificada con los valores que se reflejan.

 

Un ejemplo claro es el caso de Apple, empresa fundada por Steve Jobs, quién creía que la creatividad y el no tener temor eran los factores principales para crear productos únicos. Las personas se sintieron identificadas con los valores que la empresa difunde, el mismo público le da este valor al relacionar este tipo de marcas con carreras en específico, o para transmitir el mensaje deseado de tu negocio. Si al entrar a la una agencia de gran prestigio notas que cada uno de los integrantes posee una computadora de esta compañía, la gente percibe elegancia e incluso asumen un nivel socioeconómico alto.

 

Steve Jobs es de los principales CEO’s que comprendió la importancia de la cultura corporativa, impartiendo estos conceptos a los integrantes de la compañía:

 

  • Constante innovación: Impulsar a los integrantes de tu equipo a asumir riesgos y exponer sus ideas sin temor al fracaso.
  • Ganar-Ganar: El éxito que le empresa consiga es tu éxito también, la empresa no conseguiría resultados sin sus integrantes
  • Trabajo en equipo constante: Actividades donde se requiera la colaboración de todos los miembros del equipo, cada persona es un mundo diferente con ideas para aportar.
  • Crea Calidad y no cantidad: Tu equipo siempre debe orientar los resultados hacia la calidad que le den al producto y no la cantidad que buscan distribuir.

 

Estos son consejos que puedes aplicar a tu proyecto de comunicación organizacional, Relaciones Públicas y Marketing, a los departamentos que se crea necesario. La cultura corporativa forma parte de los elementos que puede hacer de tu empresa algo único, que destaque y sea reconocida, que atraiga a consumidores o usuarios, por eso se debe impartir regularmente a los empleados que conozcan a la empresa de la que forman parte.

Buscar a la persona adecuada para un cargo específico, así como encontrar el trabajo ideal para un postulante requiere de tiempo, experiencia, dedicación y profesionalismo. Es un proceso vital y se debe responder tanto oportuna como eficientemente.

 Leer más

Todas las compañías, independientemente del giro, tienen un equipo en común: el humano, encargado de alcanzar las metas personales y corporativas en un tiempo estipulado. En conjunto con el equipo técnico hacen una gran mancuerna que trabaja para incrementar la productividad de la empresa.

 Leer más