Con un aliado, el camino al éxito es más corto

Tal vez te has contemplado todo un triunfador con un departamento como los de Manhattan que salen en las películas, un auto lujoso, vestir Armani, Ermenegildo Zegna, Adolfo Domínguez. ¨Todo eso que dizque la mayoría envidiaría¨. Al enfocarte sólo en el dinero es como si aceptaras que tu realización personal depende de factores externos y de lo que los demás piensen de ti. Ser así, a la larga te ata. Bob Dylan dice que una persona triunfa cuando es libre para hacer lo que quiere desde que se levanta hasta que se acuesta.

Sabemos que lo primero es comer y dar a tu familia una vida cómoda. Sin embargo, no debes renunciar a tus sueños sólo por dinero. Los ¨esclavos del trabajo¨ no son felices; esperan el viernes para huir y olvidar lo triste que es su vida entre semana. Hay que amar lo que uno hace. ¿Quieres vivir tu vida cuando te jubiles? Perfecto; sin embargo, por qué no darte el gusto de hacerlo desde antes.

Si en realidad quieres ser feliz, tu trabajo debe cubrir tanto tus necesidades como aspiraciones. Hay una frase famosa “El dinero no da la felicidad, aunque ayuda bastante”. Cuando encuentras un trabajo que te guste y te va bien, te conviertes en la versión más auténtica de ti mismo.

Al escoger un trabajo, ya sea en una empresa o por tu cuenta, hazte una pregunta, ¿disfruto lo que hago? Sin perder de vista que cumpla con tus necesidades. Te sorprenderás de cómo vas a saborear esas pequeñas cosas que tal vez antes pasaban desapercibidas. Define prioridades, sé quien realmente deseas y la autorrealización llegará acompañada de felicidad.

Con dinero te puedes comprar un abrigo de pluma que parece que te abraza; sin embargo, no sustituye a un abrazo real y, ¿sabes qué? Es gratis.

Comentarios ( 0 )

    Comentar

    Los campos obligatorios están marcados con un * *