Con un aliado, el camino al éxito es más corto

La persona adecuada para cubrir una vacante debe estar tan calificada como motivada. Ser alguien que muestre interés en superarse y encajar en la filosofía de la empresa. En la guerra de los talentos destaca el entusiasmo para poder potencializar los conocimientos y responder con eficiencia, lo que se traduce en productividad.

Después de hacer un minucioso análisis del puesto, investigación sobre qué tipo de posición se necesita llenar y qué efecto tendrá en la compañía, se realiza una descripción objetiva del candidato: responsabilidades primarias y secundarias, horario, salario, habilidades, conocimientos, idiomas si se trata de una compañía internacional o con vías para hacerlo. Muchas empresas buscan primero internamente. Si no encuentran al candidato ideal empieza la exploración externa.

Es un proceso que requiere tiempo y dedicación por parte del departamento de Recursos Humanos, actualmente también llamado departamento de Capital Humano. Las personas que lo integran, además de tener una preparación específica para evaluar el historial profesional y educativo de los prospectos, hacen énfasis en las habilidades comunicativas para darse una idea de cómo manejarían la presión. La comunicación verbal, corporal y espacios de silencio hablan de cómo es la persona y de su honestidad. Recordemos que aunque un porcentaje de las pruebas son computarizadas, los entrevistadores todavía se guían por el criterio y la intuición.

Existen instituciones outsourcing especializadas en contratación de personal, como Aliato, un aliado experto que buscará a la persona que no sólo vea a tu empresa como un trabajo, sino como una sociedad en la que él se va a realizar profesional y personalmente.

Dejar la búsqueda de personal a empresas serías como Aliato, te da libertad y tiempo para que tú sólo te ocupes por buscar clientes.