Con un aliado, el camino al éxito es más corto

Si preguntáramos la definición de talento obtendríamos varias respuestas. Tal vez porque engloba muchas cosas: inteligencia, capacidad, perseverancia, creatividad, entre otras, y sobre todo voluntad para desarrollar una actividad. Y si se combina con la especialización es más fácil alcanzar los objetivos personales y empresariales.

La globalización y los nuevos modelos económicos, entre otros factores, exigen perfiles profesionales multitask. Con una visión que vaya más allá de lo que enseñan en las universidades, porque por brillante que sea el estudiante recibe más teoría que práctica. Debemos estar conscientes que los primeros meses, las empresas pagan porque el nuevo profesionista aprenda.

En 2015 destacaron las personas que tuvieran una vinculación global con un perfil internacional. Veamos algunos ejemplos.

Sector manufacturero: profesionales que no sólo supervisaran la producción, sino la calidad en todos los procesos para asegurar cada etapa; desde la selección de proveedores hasta la entrega final del producto o servicio.

Sector automotriz: personas con liderazgo, visión estratégica, capacidad de desarrollo de uno de los capitales más importantes, el humano.

Sector de la construcción: arquitectos e ingenieros que conozcan la historia, la planeación, el vínculo entre las personas y los edificios, de los medios para lograr diseños ambientales sustentables.

Sector de supermercados: expertos en tratar con mayoristas para fortalecer las ventas y que éstas tengan más peso. Un canal vital para todos los niveles socioeconómicos, sexos y edades.

Sector empresarial: éste lo podemos subdividir. Administradores de finanzas: responsables del capital de la empresa y de sus impuestos. Deben estar siempre al día en los cambios normativos y fiscales que regulan el sector, el país y el mundo.

Vendedores, ejecutivos, gerentes de marca, de área: con una visión holística de la compañía, el campo en el que se desarrolla y su competencia, para comercializar eficientemente los productos o servicios que ofrece la empresa.

Jefes o directores de RRHH: gestores en todo el sentido de la palabra. Sus habilidades y conocimientos no sólo deben ser en temas de recursos humanos, sino también en psicología, sociología, finanzas, informática y marketing, de forma que puedan planear, coordinar y liderar a los profesionales de la empresa donde trabajan.

Recepcionistas: el primer punto de contacto de las personas externas, clientes, proveedores, entre otros, con la compañía, ya sea telefónica o personalmente. Para la primera impresión no hay segundas oportunidades. Deben tener la personalidad que vaya de acuerdo a la filosofía de la empresa.

Sector petrolero y energético: personal con un alto nivel de conocimientos técnicos, liderazgo, decisión para interactuar como interlocutores con el mundo. Vital escribir y hablar fluidamente inglés y otros idiomas, incluso mandarín.

Sector digital: buscó especialización que va más allá de lo técnico, ya que es un sector que ha ganado protagonismo, el cual ha mantenido. Sintoniza conocimiento con tecnología y participa con todos los departamentos de la empresa.

Como vemos, en 2015, el saber enciclopédico fue superado. Porque el talento y el conocimiento se hacen en el campo, en la vida laboral diaria, la mejor universidad empresarial.

Aliato es el aliado de los empresarios de todos los sectores y los postulantes a un sinfín de puestos clave de estas empresas, con un objetivo en común: que ambas partes se sientan a gusto y satisfechas.