Categoría: El trabajo que quieres

“La tecnología reinventará los negocios, pero las relaciones humanas seguirán siendo la clave del éxito” Stephen Covey

 

Con el ingreso de los millennials a las empresas, éstas se han dado a la tarea de desarrollar y actualizar dinámicas de trabajo internas que contemplen los rasgos, ideas y expectativas de dicha generación; no sólo para mantener su interés y fomentar el compromiso para con la organización, sino también para enfrentar los retos que supone el trabajo entre un equipo “multigeneracional”. La revista Forbes menciona las siguientes características como parte de los rasgos que definen a esta generación: “Son autosuficientes y autónomos, y quieren sentirse protagonistas. Valoran la participación y la colaboración, prefieren compartir a poseer y exigen nuevos valores como la transparencia, la sostenibilidad y el compromiso social. Aquellas empresas que sepan implicar a los consumidores, permitiéndoles aportar sus ideas en la creación y el desarrollo de sus productos y sentirse parte de la marca, conquistarán el corazón de los Millennials.”

 

Una forma ya conocida en la que miembros jóvenes, de recién egreso, o incluso aún estudiando, se unen a las compañías es ocupando puestos como becarios de áreas. Estos cargos suelen ofrecer oportunidades para iniciar carreras de desarrollo profesional formal a personas con una corta o nula trayectoria laboral; diseñadas para desempeñar funciones y tener responsabilidades tomando en cuenta la falta de experiencia, pero buscando justamente fomentar ésta. Tomando en cuenta lo anterior, ¿qué puede aportar una empresa a la generación millennial?:

 

Guía y acompañamiento: los becarios suelen tener mentes creativas, frescas y activas. Sin embargo, es fundamental que su jefe o líder funja como un mentor, que los guíe a llevar a cabo sus ideas de forma responsable, consciente y eficiente, con miras a contribuir en el desarrollo de su madurez profesional.

 

Intercambio de conocimientos: este aspecto es uno de los principales y más valiosos que una empresa o equipo de trabajo puede aportar a un becario. La conjunción y retroalimentación entre la experiencia empírica de una empresa, y la información vigente y actual que tiene una persona recién salida de un ámbito académico, logran complementarse para tomar lo mejor de ambas partes en beneficio de los resultados del trabajo.

 

Posibilidad de desarrollar una carrera: viendo el cuadro a largo plazo, la contratación de un becario es una inversión que trasciende motivos económicos. Implica el poder formar a un potencial miembro estable para la compañía, que vaya ocupando distintos puestos según el desarrollo de sus capacidades y experiencia. Por ende, es importante asegurarse de mostrar que la empresa toma en cuenta aspectos para impulsar un crecimiento continuo a largo plazo: planes de carrera, herramientas tecnológicas actualizadas, apoyo en formación (cursos, talleres, diplomados, posgrados…), flexibilidad en formas y prácticas laborales, entre otras. Recordemos que el costo de no invertir en las personas es más elevado y perjudicial, que el apostar a su constante formación, aún cuando sean miembros con una corta trayectoria o que tengan poco tiempo laborando para la empresa.

 

Son diversas y satisfactorias las maneras en las que empresas y líderes pueden impactar dentro de la formación de estudiantes y profesionistas jóvenes. Fomentar relaciones de apoyo, cuidado y aprendizaje recíproco indudablemente se traducirán en resultados positivos para ambas partes. Incluso, muchas de las grandes compañías del mundo implementan programas especializados para becarios y trainees. ¿Cuáles ejemplos conoces? ¿Qué acciones se llevan a cabo dentro de tu empresa? No dejemos de lado que esto es algo que involucra desde el dueño/directo general, área de Recursos Humanos, hasta a colegas e integrantes de un equipo de trabajo.

Ser emprendedor y poseer un negocio propio es el sueño de muchas personas por las ventajas que esto puede conllevar: control del tiempo, mayores ingresos, no tener una figura de mando a la cual rendir cuentas….Para empezar, se debe considerar el gran reto y responsabilidad que esto implica en todo los aspectos, además de la inversión de tiempo que supone. Especialmente, hay que estar preparado para tomar decisiones complejas.

 

Ser dueño de una empresa implica desarrollar varios papeles a la vez, especialmente al principio. No sólo se trata de desarrollar los objetivos, metas, estructura, plan de negocios, y demás acciones estratégicas relacionadas con el establecimiento del core business. También hay varias labores de contaduría, reclutamiento y hasta mercadotecnia en las que un emprendedor deberá involucrarse necesariamente. Varias funciones irán delegándose y canalizándose a medida que crezca y se desarrolle la empresa. Una de suma importancia será la de formar y guiar al nuevo equipo de trabajo; a aquellas personas que tendrán un papel crucial en la correcta, planeada y exitosa puesta en marcha del negocio.

 

Como se mencionaba previamente, la disponibilidad y distribución del tiempo para trabajar, así como el no rendir cuentas puede ser una opción muy atractiva; pero esto no quiere decir que se trabaje mucho menos, al contrario, el trabajo y el tiempo dedicados suelen ser mucho mayores. Como cabeza, es indispensable estar pendiente y enterado de las diversas situaciones presentes en el día a día.

 

El dueño suele ser la imagen principal del negocio, de sus valores, de su filosofía, de su esencia. La presencia, así como el relacionamiento con clientes y potenciales clientes, jugará un papel crucial en términos comerciales. Buscar prospectos, acudir a reuniones, hacer presentaciones, dar seguimiento, coordinar y supervisar el arranque de proyectos son actividades que empiezan concentrándose en la figura del líder y dueño.

 

Por ende, la búsqueda de un balance entre lo profesional y lo personal puede ser aún más complejo de lograr cuando se está iniciando un negocio. Con el transcurso del tiempo, y el desarrollo eficiente y productivo del mismo, la distribución de funciones y delegación de tareas irá siendo una consecuencia natural de la situación. Ser líder de tu propio negocio es una decisión muy importante, incluso un parteaguas, considerando el cambio radical que conlleva pasar de colaborador a guía y base de una empresa. Debes prepararte para ser el apoyo fundamental de tu nuevo equipo de trabajo, y aportar las herramientas esenciales para alcanzar el progreso deseado.

Es común que al comenzar un negocio o servicio se cometan ciertos errores, mismos que derivan de la falta de experiencia. Sin embargo, existen acciones sencillas que te ayudarán a prever detalles, y a superar exitosamente estas dificultades:

 

  • Recibir capacitación previa: Antes de comenzar el lanzamiento físico de tu negocio, debes tener contemplado el dinero que tendrás que invertir, desde pagos a proveedores y personal, hasta cálculo de impuestos, entre otros. Estos datos dependen del tipo de negocio que quieras emprender, por eso recibir asesoramiento de una persona experta te ayudará a prevenir pérdidas económicas, y a llevar un buen manejo financiero desde el inicio.

 

  • Hacer un plan de negocios: Este tipo de documentos es fundamental, ya que se estipulan cuestiones como: cuándo se realizará el pago a personal, tasa de interés, impuestos, mantenimiento del lugar de trabajo, etc. Además de que contar con un plan te ayudará a darle seguimiento a los objetivos planteados.

 

  • Realizar un estudio de mercado: Conocer a la competencia, a tu sector y a tus potenciales clientes ayudará a marcar tu propuesta de valor, los diferenciadores de tu negocio, a enfocar tus servicios y a segmentar claramente a tus audiencias.

 

  • Tomar en cuenta errores que otros han cometido: Si tienes amigos o conocidos que previamente han comenzando un negocio, sus consejos y recomendaciones te serán de ayuda para evitar caer en situaciones desfavorables.

 

  • No contar con un área de Recursos Humanos: Cuando comienzas un negocio, debes considerar tener un equipo que esté preparado para hacerse cargo de lo más importante: las personas. Si no cuentas con los recursos o el tamaño para cubrir internamente esta área, puedes integrar y complementar con los servicios de una empresa de tercerización como Aliato. No sólo podrás enfocarte en temas cruciales para echar a andar tu negocio, sino que sentirás la confianza y tranquilidad de saber que tus colaboradores son atendidos con dedicación y eficiencia.

Conforme crezca tu negocio se presentarán diversos retos, pero si tienes contempladas estas cuestiones primordiales, te será más fácil enfrentar los obstáculos que surjan.

La palabra riesgo en el ámbito laboral es considerado como un sinónimo de catástrofe. Sin embargo, así como existen acciones y actitudes que deben evitarse a toda costa en el ámbito profesional, hay otras que deben realizarse para evitar estancarse en el plan de carrera.

 

Un riesgo laboral va desde comenzar un nuevo negocio, cambiar de carrera o iniciar una segunda, hasta contratar a un nuevo elemento, mudarse a otro estado o país, o incluso pedir una promoción al líder de la compañía a la que se pertenece.

 

Tomar riegos forma parte del crecimiento laboral. Muchas veces se escucha que para progresar se debe salir de la zona confort; las personas productivas no son más valientes que los demás, es sólo que acaban encontrando la fuerza para enfrentarse a nuevos retos. Se dan cuenta de que el miedo es paralizante, mientras que la acción genera confianza y seguridad en sí mismo.

 

Tomando lo anterior en cuenta, surge la pregunta: ¿Qué riesgos se deben tomar?

 

  • Promoción o cambio de puesto laboral: Si consideras que has demostrado con resultados precisos y notorios tu aporte a la empresa o negocio, no dudes en comentarlo con tu jefe. El diálogo correcto apoyará los avances que proyectas, de manera que te consideren apto para recibir responsabilidades de alto nivel.
  • Cambio de área profesional: En diversas ocasiones suele suceder que se comienza de apoyo en determinado departamento de la empresa que no formaba parte del plan de carrera original pero que funcionó para el crecimiento profesional. Es recomendable que si consideras que tienes oportunidad en determinada área, hables con tu jefe y le menciones tu plan de carrera, de forma que él considere apoyar el cambio que planteas.
  • Reubicación geográfica: Si tu empresa cuenta con la oportunidad de brindarte oportunidades de crecimiento en otro país y te sientes apto para trabajar en el extranjero, no dudes en hacerte escuchar. Vivir en otro país puede significar un cambio drástico en tu estilo de vida, pero también puede traer grandes beneficios para tu desarrollo profesional y personal.

 

Líderes de diversas empresas valoran que una persona se haga escuchar, hecho que toman en cuenta al decidir sobre darle a sus colaboradores las oportunidades que piden.

Un headhunter o “caza talentos” es una persona que se dedica a buscar o detectar, perfiles específicos para ocupar puestos como director ejecutivo en alguna empresa. El proceso comienza solicitando información a la empresa sobre el perfil que buscan, puede ser desde años de experiencia en un puesto principal, carácter de líder natural, idiomas que domina e los logros que lo hacen destacar en su trabajo que consideran valiosos para su empresa.

 

Por estos motivos es por lo que una persona se pregunta:

 

¿Cómo puedo ser detectado por un headhunter?

 

  • Conexiones en el medio: Las relaciones en el ámbito laboral influyen mucho al momento de buscar un puesto de alto rango, ya que, puedes obtener un puesto de mayor responsabilidad por recomendación de un compañero de trabajo, interno o externo, que hace que te pongas en el radar de un headhunter al momento de recibir un perfil por parte de una empresa.

 

  • Presencia digital: En diversas ocasiones se ha escuchado que las redes sociales son nuestra nueva forma de presentación, esto es totalmente cierto. E incluso se podría decir que no sólo con las redes sociales, tener presencia en blogs también influye para ser detectado por una empresa.

 

Ser notorio en el mundo digital es una herramienta esencial para ganar notoriedad entre los grandes directores, que buscan personas que no solo cumplan con la función que se les pide, normalmente requieren de una persona que se involucre en otro tipo de actividades como seminarios en escuelas o instituciones.

 

Debes recordar que cada empresa cuenta con un método diferente para buscar el talento deseado, algunas utilizan las herramientas mencionadas, otras compañías prefieren realizar un estudio interno.

 

Por lo mismo, debes mantener tu Currículum actualizado junto con tus redes sociales, recordando que el punto clave para destacar es el empeño y dedicación que le pongas a tu trabajo.

Si preguntáramos la definición de talento obtendríamos varias respuestas. Tal vez porque engloba muchas cosas: inteligencia, capacidad, perseverancia, creatividad, entre otras, y sobre todo voluntad para desarrollar una actividad. Y si se combina con la especialización es más fácil alcanzar los objetivos personales y empresariales.

 Leer más

Buscar a la persona adecuada para un cargo específico, así como encontrar el trabajo ideal para un postulante requiere de tiempo, experiencia, dedicación y profesionalismo. Es un proceso vital y se debe responder tanto oportuna como eficientemente.

 Leer más

Un inmueble con un excelente equipo no es una empresa, porque las personas son las que realmente la forman. Cada una tiene capacidades, inteligencia y criterio distintos; la intercomunicación entre ellas, su esfuerzo y compromiso es lo que da los resultados como compañía. El área de Recursos Humanos, o Capital Humano, actúa como núcleo para hacer una estrategia del talento que se necesita y por qué, con el fin de satisfacer las necesidades, tanto de superiores como de colaboradores, en un mercado creciente, competitivo y globalizado. Su misión es hacer más eficiente, eficaz y productiva a la institución; por eso necesita un objetivo claro y estratégicamente planeado con seriedad, y sobre todo con responsabilidad. Debemos estar conscientes que se enfrenta a múltiples desafíos internos y externos, y necesita estar actualizado. Por ejemplo: antes, el mercado laboral estaba integrado básicamente por hombres; ahora, la participación de la mujer es clave, lo cual ha influido para hacer cambios de políticas y descripciones de puestos. También, por supuesto, actualmente tenemos la integración de personas con capacidades diferentes; algo muy positivo.

 Leer más

La persona adecuada para cubrir una vacante debe estar tan calificada como motivada. Ser alguien que muestre interés en superarse y encajar en la filosofía de la empresa. En la guerra de los talentos destaca el entusiasmo para poder potencializar los conocimientos y responder con eficiencia, lo que se traduce en productividad.

 Leer más

¨Damas o caballeros. 18 a 55 años. Con o sin experiencia. Excelente sueldo. Flexibilidad de horario¨. Éstos son sólo algunos de los anzuelos de los que te debes cuidar al leer ofertas de trabajo. Las empresas y empleadores fantasma operan magistralmente. Una manera es pedirte que vayas a una entrevista: después a un curso de superación, en el que manejan técnicas persuasivas para que vendas sus productos o desembolses cierta cantidad y así entres a la empresa. También pueden solicitar que pagues para dizque hacer tu investigación: antecedentes, historia crediticia, exámenes clínicos. Y ya que te cobraron, te dicen que no eres apto para el puesto por X o Y razón.

 Leer más