Categoría: Ambiente laboral

“La tecnología reinventará los negocios, pero las relaciones humanas seguirán siendo la clave del éxito” Stephen Covey

 

Con el ingreso de los millennials a las empresas, éstas se han dado a la tarea de desarrollar y actualizar dinámicas de trabajo internas que contemplen los rasgos, ideas y expectativas de dicha generación; no sólo para mantener su interés y fomentar el compromiso para con la organización, sino también para enfrentar los retos que supone el trabajo entre un equipo “multigeneracional”. La revista Forbes menciona las siguientes características como parte de los rasgos que definen a esta generación: “Son autosuficientes y autónomos, y quieren sentirse protagonistas. Valoran la participación y la colaboración, prefieren compartir a poseer y exigen nuevos valores como la transparencia, la sostenibilidad y el compromiso social. Aquellas empresas que sepan implicar a los consumidores, permitiéndoles aportar sus ideas en la creación y el desarrollo de sus productos y sentirse parte de la marca, conquistarán el corazón de los Millennials.”

 

Una forma ya conocida en la que miembros jóvenes, de recién egreso, o incluso aún estudiando, se unen a las compañías es ocupando puestos como becarios de áreas. Estos cargos suelen ofrecer oportunidades para iniciar carreras de desarrollo profesional formal a personas con una corta o nula trayectoria laboral; diseñadas para desempeñar funciones y tener responsabilidades tomando en cuenta la falta de experiencia, pero buscando justamente fomentar ésta. Tomando en cuenta lo anterior, ¿qué puede aportar una empresa a la generación millennial?:

 

Guía y acompañamiento: los becarios suelen tener mentes creativas, frescas y activas. Sin embargo, es fundamental que su jefe o líder funja como un mentor, que los guíe a llevar a cabo sus ideas de forma responsable, consciente y eficiente, con miras a contribuir en el desarrollo de su madurez profesional.

 

Intercambio de conocimientos: este aspecto es uno de los principales y más valiosos que una empresa o equipo de trabajo puede aportar a un becario. La conjunción y retroalimentación entre la experiencia empírica de una empresa, y la información vigente y actual que tiene una persona recién salida de un ámbito académico, logran complementarse para tomar lo mejor de ambas partes en beneficio de los resultados del trabajo.

 

Posibilidad de desarrollar una carrera: viendo el cuadro a largo plazo, la contratación de un becario es una inversión que trasciende motivos económicos. Implica el poder formar a un potencial miembro estable para la compañía, que vaya ocupando distintos puestos según el desarrollo de sus capacidades y experiencia. Por ende, es importante asegurarse de mostrar que la empresa toma en cuenta aspectos para impulsar un crecimiento continuo a largo plazo: planes de carrera, herramientas tecnológicas actualizadas, apoyo en formación (cursos, talleres, diplomados, posgrados…), flexibilidad en formas y prácticas laborales, entre otras. Recordemos que el costo de no invertir en las personas es más elevado y perjudicial, que el apostar a su constante formación, aún cuando sean miembros con una corta trayectoria o que tengan poco tiempo laborando para la empresa.

 

Son diversas y satisfactorias las maneras en las que empresas y líderes pueden impactar dentro de la formación de estudiantes y profesionistas jóvenes. Fomentar relaciones de apoyo, cuidado y aprendizaje recíproco indudablemente se traducirán en resultados positivos para ambas partes. Incluso, muchas de las grandes compañías del mundo implementan programas especializados para becarios y trainees. ¿Cuáles ejemplos conoces? ¿Qué acciones se llevan a cabo dentro de tu empresa? No dejemos de lado que esto es algo que involucra desde el dueño/directo general, área de Recursos Humanos, hasta a colegas e integrantes de un equipo de trabajo.

Dentro de la cultura de una organización, la actitud personal y profesional de un colaborador influye e impacta de manera importante en la productividad de la empresa. Por lo tanto, el proceso de reclutamiento y selección no es algo que deba ser tomado a la ligera, o dejado en manos inexpertas, con poca dedicación y análisis. En este proceso se verifican diversos factores; además de la experiencia profesional mencionada en los currículums, se deben analizar actitudes personales, como las habilidades para interactuar con otras personas y la manera en que toman decisiones bajo presión.

 

Una de las tácticas utilizadas es que durante la entrevista se hagan preguntas poco habituales, tales como: ¿Qué opina su jefe y antiguo equipo de trabajo sobre su personalidad? Lo que se espera es que la persona proporcione respuestas positivas, por eso es importante analizar las reacciones inmediatas y el lenguaje corporal. Y si se considera necesario, pedir referencias inmediatas al jefe anterior.

 

También se puede preguntar sobre el trabajo de compañeros previos; las personas que continuamente dan respuestas negativas sobre otros colaboradores pueden estar teniendo actitudes relacionadas con trabajo en equipo, reconocimiento y empatía que podrían resultar perjudiciales para una empresa. Hay reclutadores que toman en cuenta la actitud que una persona presenta desde que entra a un lugar, y la forma en la que establece contacto con personal de recepción, por ejemplo.

 

Otra estrategia es la realización de ejercicios de integración con el equipo de trabajo actual, de manera que se pueda analizar y observar detenidamente la forma en que se involucra con el personal, así como las aportaciones que puede brindar.

 

Preguntar por hobbies o actividades extracurriculares dice mucho de la personalidad. Generalmente las personas que realizan constantes actividades al aire libre suelen ser personas extrovertidas, mientras que los pasatiempos más caseros pueden ser propios de individuos más reservados. El análisis que se haga sin duda depende de los intereses y de la cultura de la empresa en cuestión.

 

Para incentivar el desarrollo organizacional se debe tener como objetivo el fomento de actitudes positivas en el equipo de trabajo. La actitud que presentan internamente las personas de tu equipo puede ser la misma con la que interactúan con clientes. El mantenimiento del clima laboral depende tanto del líder como de los colaboradores, por lo que es ideal contar con un equipo que genere sinergias.

 

La creatividad es un elemento clave para toda empresa, ya que este factor influye en gran medida en el avance de la organización. Sin embargo, a veces resulta difícil fomentar esta habilidad en los colaboradores. A continuación te compartimos una serie de consejos para incentivar el desarrollo creativo en tu equipo de trabajo :

 

  • Fomenta la pérdida de miedo hacia la ridiculización: Generar un entorno donde las personas se sientan seguras y libres, propicia el flujo de ideas creativas. ¿Cómo se logra? Creando un espacio abierto de ideas, es decir, tomando en cuenta la opinión de cada persona que compone la organización sin importar el cargo que ocupe.

 

  • Crea equipos compuestos por perfiles diversos: Un equipo que se integra por personas con conocimientos y habilidades diferentes, ayuda a que las ideas sean analizadas y valoradas por diversos puntos de vista, a canalizar de una mejor forma los talentos individuales, y a generar estrategias de integración.

 

  • Diseña espacio físicos: Es de conocimiento común que las personas trabajan de mejor manera cuando se sienten agusto con el entorno que los rodea. Por eso es recomendable generar espacios en los que las personas se sientan parte de, fortaleciendo el sentido de pertenencia.

 

  • Crea nuevos retos: El trabajo en equipo continúa siendo la mejor manera de incentivar nuevas ideas. Cuando creas proyectos de trabajo en equipo, planteas nuevos retos, tanto como internos como externos, fomentando la generación de diversas ideas, visiones y potenciales soluciones.

La motivación constante por parte de los líderes es necesaria para fomentar la creatividad.  También la valoración de las actividades individuales es un punto a favor, ya que las personas aprecian saber cómo es que su trabajo está aportando beneficios para la organización. Para avanzar se debe evolucionar, y la creatividad es el punto más importante en la consecución de este paso.

 

Las compañías que buscan mejorar su ambiente de trabajo recurren a diferentes estrategias para conseguir que sus colaborares se sientan cómodos, tanto con sus actividades como con el entorno que los rodea.

 

El coworking es un espacio común de trabajo que tiene como objetivo abaratar costos y evitar distracciones, las cuales son comunes en personas que trabajan desde casa. Al crear estos espacios se potencia la colaboración y se genera comunidad, elementos que ayudan a formar alianzas que facilitan la convivencia al trabajar en equipo.

 

Coworking es un movimiento global que está cambiando el modo de trabajar y la forma de interactuar en los espacios de trabajo, especialmente porque las empresas han detectado que la mayoría de los colaboradores incrementan su productividad al sentirse como “en casa”. Los espacios de coworking son un reflejo de la aparición de nuevos modelos, dinámicas y expectativas en el mundo de los negocios, y en la sociedad en general. En Europa, este tipo de sistema lleva unos años funcionando, tiempo en el que se han creando más de 400 espacios de coworking.

 

La idea central de este innovador sistema, es comprobar que se puede trabajar de distintas formas. El coworking no sólo consiste en romper con el aislamiento, también busca fomentar el sentido de pertenencia a una comunidad de individuos abiertos al intercambio de ideas, proyectos, conocimiento, y, lo más importante, están dispuestos a integrarse.

 

Estos espacios de trabajo también han generado nuevas oportunidades de negocio, surgiendo empresas dedicadas a rentar espacios de coworking, en los cuales ofrecen servicios especializados para otras compañías, especialmente para pymes.

 

Las empresas están empezando a considerar el coworking como fuente de inspiración para poner en práctica nuevos enfoques de trabajo, innovación y colaboración.

 

En las empresas es común escuchar la palabra innovación, pero para que ésta  tenga un verdadero significado se deben implementar nuevas estrategias que mejoren la organización interna de la compañía.

 

El entorno que rodea a las organizaciones es uno de los factores clave que las motiva a modificar sus reglas, estructura y tecnología. Si estos elementos no están en constante innovación pueden provocar el fracaso de la empresa. Los cambios pueden darse en aspectos tecnológicos, legales, políticos, económicos, demográficos, ecológicos o culturales; por ejemplo, nuevos directivos, renovación de la imagen corporativa, incorporación de nuevos colaboradores, cambios de ubicación del lugar de trabajo, e incluso liquidación de personal.

 

Un cambio organizacional no debe tomarse a la ligera ya que las modificaciones drásticas pueden afectar las relaciones entre las unidades e individuos. Para comenzar de forma adecuada se debe detectar el área o actividades que puedan estar produciendo sensaciones de desequilibrio o insatisfacción. A partir de dicha detección se podrán idear estrategias especializadas y enfocadas en atacar estas sensaciones. Asimismo es importante crear guías que apoyen la comprensión del objetivo del cambio interno entre las personas.

 

Hay que tomar en cuenta que un colaborador puede percibir los cambios como una acción hostil por parte de la empresa, por lo que es recomendable implementar los cambios por pasos. Por ejemplo, si el cambio tiene que ver con la integración de un nuevo director, se puede realizar una sesión en la que la nueva persona se presente formalmente ante su equipo de trabajo,  presente los nuevos métodos de trabajo, y explique detalladamente cómo se realizarán e implementarán estas técnicas.

 

A pesar de que los cambios están planeados para mejora de la organización, la aparición de conflictos es inevitable. Algunas personas no percibirán los cambios cómo algo bueno, por eso es recomendable brindar un enfoque claro y determinante al cambio, que se refleje como la estrategia que ayudará a mejorar el desempeño y rendimiento de cada departamento; favoreciendo la creación de un clima laboral donde las personas desarrollen la capacidad de escuchar y aceptar ideas.

 

Esto ayudará a que el trabajo en equipo tenga un mayor desempeño y productividad, y a generar un aprovechamiento óptimo de las oportunidades. Realizar un adecuado manejo y reestructuración de las situaciones y problemáticas de una empresa repercute positivamente en la toma de decisiones y en el control de la misma.

 

 

El estrés producido por el trabajo es un estado cada vez más alarmante, ya que puede causar daños irreversibles a la salud. De acuerdo al grado de estrés que se presente, y a las cualidades físicas y psíquicas de cada persona, éste puede derivar en diabetes, obesidad, insuficiencias cardíacas, ansiedad, hipertensión y depresión.

 

Los trabajos que desarrollan mayor nivel de estrés actualmente son:

 

Reportero: Con la tecnología cada vez más presente en la vida cotidiana, no es de sorprender que ésta sea indispensable en profesiones como el periodismo. Un periodista se caracteriza por estar al tanto de todo lo que pasa en su entorno para poder desarrollar los contenidos requeridos. Con el propósito de conseguir su nota, los periodistas son capaces de soportar todo tipo de incomodidades, privaciones e incluso agresiones, ocasionando que su nivel de estrés aumente día con día.

 

Taxista: Al estar conduciendo durante la mayor parte del día, los taxistas están expuestos a factores de estrés como agresiones por parte de otros conductores, tráfico, ruido, e incluso actos de delincuencia.

 

Ejecutivo de Relaciones Públicas: Tener la responsabilidad de mantener o mejorar la imagen de una empresa, negocio o figura pública no es una tarea fácil, siendo uno de los trabajos que suele requerir atención más de 8 horas de diarias.

 

Community Manager: Esta profesión surgió con el avance tecnológico y la evolución del mundo digital. Debido a la inmediatez y la dinámica “imparable” del internet, los usuarios están inmersos en las redes sociales, ávidos de contenido, de novedad e interactuando. Para innumerables marcas, empresas, servicios…esto implica la necesidad de tener a un equipo de personas especializadas que puedan atender a sus comunidades digitales las 24 horas del día, exigiendo un alto nivel de seguimiento, rapidez e inversión de tiempo por parte de sus community managers.

 

Organizador de eventos: Las personas que se dedican a trabajar en este ámbito están conscientes de que deben estar preparadas para reaccionar ante cualquier tipo de improvisto, a pesar de la planeación rigurosa y de la organización meticulosa que hagan; su ocupación requiere de atención total e inmediata.

 

Director general: El director es la figura encargada de dirigir y optimizar el flujo de trabajo de una organización, siendo el responsable final del cumplimiento de las metas y la consecución de los resultados de una compañía.

 

Existen muchas ocupaciones y profesiones que generan estrés debido a la atención, responsabilidad, tiempo de respuesta y tolerancia que requieren. A pesar de que toda ocupación cuenta con sus propias dificultades, las mencionadas anteriormente son las que actualmente presentan signos y efectos de estrés más notorios.

 

 

Constantemente se habla de motivar a los empleados para que aumente la productividad en las horas de trabajo, se sabe que el principal motivo por la que una persona asiste sin falta a su trabajo es por el beneficio monetario. Sin embargo, pueden existir otras razones por las que una persona se motive a trabajar por gusto y no por obligación.

 

El vínculo entre el compromiso de los empleados y los resultados prospectados en la empresa van totalmente de la mano, e incluso es el factor que puede afectar la imagen externa ante los clientes y los consumidores/ usuarios. ¿De qué manera puede afectar la imagen corporativa?

 

Un empleado feliz lo refleja en todos los aspectos, desde la forma en que entrega y hace su trabajo, en la convivencia con las personas que lo rodean, en la atención que dan a otros clientes, etc. De aquí se derivan diversos tipos de empleados:

  • Empleados zombies: Son conocidos por trabajar mecánicamente, es decir, solo hacen su trabajo sin aportar ideas en juntas o espacios de trabajo, no muestran interés en querer crecer profesionalmente y no comparten ningún tipo de dato personal con personas del área.
  • Empleados tóxicos: No se comprometen a ninguna labor de trabajo, no saben trabajar en equipo ya que constantemente quieren demostrar que sus habilidades son superiores a la de los demás, además de que crean un clima laboral hostil.
  • Empleados contribuyentes: Constantemente tratan de aportar ideas para cumplir las metas planteadas, ayudan a motivar a otros compañeros de trabajo para trabajar correctamente y buscan convivir con las personas de su equipo de trabajo.

 

Muchas de las actitudes positivas de un empleado dependen de la percepción que tengan de su líder. Un líder que se comunica de forma transparente y presenta los objetivos de forma que sean comprensibles para todos, crea un ambiente donde cada empleado cumple con su función y se siente dotado de un propósito en específico.

 

El detectar las habilidades de cada uno de tus empleados y aplaudir los logros que tengan, no es la única forma de lograr compromiso, es importante que el espacio en el que se trabaja esté en condiciones cómodas. Muchas empresas incluyen dentro de su estrategia de comunicación interna el hacer uso de colores cálidos para decorar las oficinas e incluso incluir espacios creativos donde los mismos empleados plasmen imágenes creativas.

 

El employee engament debe ser considerado como la estrategia principal para generar una cultura corporativa positiva, con esto mantendrás y atraerás nuevos clientes, si es que es el objetivo deseado.

Con los millenial´s siendo los líderes en negocios en la actualidad, es natural que en las empresas las personas que no pertenecen a esta generación se lleguen a sentir excluidas.

 

Por este motivo, se han buscado formas de integrar a estas dos generaciones, de forma que todo tipo de personas, sin importar la edad o género, aporten su conocimiento para el crecimiento general de la empresa.

 

El couching consiste en que un ejecutivo senior prepare a nuevos talentos, de esta forma se logra que convivan mentes de generaciones totalmente diferentes. ¿A qué nos referimos con generaciones diferentes?

 

La mayoría de los directivos de una empresa actualmente pertenecen a la generación de los baby boomers, personas que basaban el éxito en lo tradicional, ahora buscan implementar estos conocimientos con la tecnología y las nuevas necesidades de los consumidores o usuarios.

 

Las nuevas necesidades de los consumidores han creado esta oportunidad de crear relaciones multigeneracionales, el mentor busca implementar los hábitos tradicionales para ser líder y trabajar en equipo, así mismo el nuevo talento aplica estas técnicas dirigidas hacia la nueva audiencia.

 

Esta convivencia no es única de empresas, en escuelas e universidades han buscado implementar que ex alumnos destacados presenten seminarios o clases de forma que enseñen a jóvenes emprendedores como conseguir trabajo, mantenerlo y ayudar al crecimiento de la empresa a la que pertenecerán.

 

El propósito de este tipo de iniciativas es generar mayor productividad en la vida profesional y personal, ya que no sentirse importante o destacar en el ámbito laboral puede generar bajas en el desempeño y depresión.

 

A pesar de la diferencia de edades, gustos, género, profesiones, como humanos no conectarnos socialmente sería ir en contra de nuestra propia naturaleza. En el trabajo sería un desperdicio total no aprovechar los conocimientos de personas que llevan años en el negocio, personas que consideran a al trabajo como su segunda casa por lo que la conocen de pies de cabeza.

 

Este tipo de información es vital para personas que entran a la empresa con 0% conocimiento de la misma, por lo que apoyarse de expertos es el nuevo plan.

Actualmente, dentro del ámbito laboral, existen hasta cuatro generaciones que interactúan entre ellas en la cadena de jerarquía, situación que pone en disyuntiva ciertas actividades dentro de la organización, sobre todo por la brecha generacional que existen entre cada una de ellas, siendo las personas de más de 65 años quienes mantienen una postura tradicionalista y los “Millenials”, que tienen aproximadamente 30 años, los que mantienen una actitud disruptiva.

 

A continuación te compartimos un pequeño análisis de un “Millenial”, generación que en 2020 conformará la mayor parte de la sociedad económicamente activa en México.

 

  • Edad: Un Millenial es catalogado dentro del grupo de personas que nacieron entre 1983 y 2003, por lo que tienen entre 33 y 13 años de edad.
  • Obtiene liderazgo por: Principalmente por fomentar la participación dentro de la compañía y generar conciliación ante las negociaciones que puedan llegar a existir entre clientes internos.
  • Actitud: Sobre todo en esta generación, la colaboración y el trabajo en equipo es fundamental. El “Millenial” siempre se muestra colaborador ante cualquier reto que se le presente.
  • ¿Qué busca en un trabajo?: Lo primordial es que tenga libertad; es decir, flexibilidad de tiempo y no sentirse encerrado en una oficina todo el tiempo. Incluso hay empresas que ofrecen Home Office a estas personas ya que han demostrado ser más productivas.
  • Autoridad: El mayor problema al que se enfrentan las compañías ante esta generación es la autoridad que siempre es cuestionada por ellos. Siempre anteponen sus ideas y argumentos sobre su líder, en ocasiones generando rispidez y diferencias, que casi siempre son productivas.
  • Relación con el trabajo: Siempre buscan un beneficio mutuo tanto para la empresa como para ellos, es decir, implementan la filosofía del “Ganar – ganar”.

 

Sin duda es una nueva generación que marca paradigmas y se ha demostrado que rompe el esquema laboral que se ha mantenido durante un largo tiempo, pero lo más importante es reconocer que el compromiso y el valor por el trabajo no se pierde, e incluso cada vez se vuelve más importante.

 

En Aliato contamos con la solución en Recursos Humanos de Reclutamiento y Selección, con el que obtendrás a la persona correcta para cubrir las posiciones clave dentro de tu compañía.

 

Aliato a tu lado.

¨Hoy sí me rindió el día. Se me fue la mañana como agua. Ya son las once y apenas he visto tres pendientes. El día voló¨. Frases como éstas escuchamos en empresas de todos los giros. La eficiencia y la eficacia van de la mano con la productividad. Hemos hablado de la importancia del Capital Humano y la motivación que necesita para ser más productivo. Cursos, talleres, conferencias, diplomados hay un sinfín y por lo general se tiene un apartado para este propósito. También, de la gran tarea que desarrolla el área de Recursos Humanos en la búsqueda de personas inteligentes para ocupar un cargo. Sin embargo, ¿se ha analizado si saben trabajar? Esto va para jefes y subalternos. Pueden ser eruditos, inteligentes, astutos, profesionales, responsables y no productivos. Hay que analizar las formas de trabajar. Los recursos de la empresa involucran a todos. La productividad, también.

 Leer más