Es común que las PyMES cuenten con un presupuesto limitado y con una plantilla pequeña, especialmente al empezar. Sin embargo, conforme la empresa vaya creciendo y desarrollándose, surgirán necesidades y procesos cuya atención será crucial para el sostenimiento y fortalecimiento de dicho crecimiento.

 

Una de dichas necesidades será la de contar con un departamento de Recursos Humanos. Éste puede ser implementado y manejado desde el interior de la empresa, o se puede solucionar contando con un servicio de tercerización que se enfoque en la creación y desarrollo de estrategias para la gestión del capital humano.

 

¿De qué se encarga el departamento de RH?

  • Clima Organizacional: Debido a que generalmente las PyMES cuentan con una plantilla más reducida, el clima organizacional debe ser constantemente evaluado y atendido. Recursos Humanos puede encargarse de llevar a cabo actividades que fortalezcan un buen ambiente laboral, como la integración en equipos, el desarrollo de liderazgo, el fortalecimiento de la comunicación interna, actividades recreativas, entre otras.
  • Selección de personal: Un colaborador tóxico afecta tanto a PyMEs como a grandes corporativos, pero este se ve reflejado rápidamente cuando se cuenta con una plantilla más chica. Cuando se toma la decisión de contratar nuevos colaboradores, Recursos Humanos ayuda a reclutar al candidato más adecuado de acuerdo al perfil del puesto y a las necesidades de la organización. Elegir a la persona correcta impacta en la reducción de rotación de personal, y el impacto organizacional, operacional y económico que esto conlleva.
  • Procesos administrativos: RH se encarga del seguimiento y trato con instituciones del gobierno para revisar todo lo referente a cuestiones de prestaciones y beneficios para tus colaboradores. Un cuidadoso manejo de estos aspectos tan importantes fortalece la satisfacción y compromiso de las personas para con la empresa al sentirse valoradas y protegidas, y, por supuesto, fortalece el clima laboral.

 

Estas son las principales razones por las que un departamento de Recursos Humanos, interno o externo, es indispensable. Aunque cada parte influye en el éxito de una organización, el talento humano es el principal factor, por lo que debe ponerse especial atención a sus necesidades, y a la creación de un excelente ambiente laboral. En Aliato contamos con 24 años de experiencia atendiendo los requerimientos de RH para diversas empresas y sectores, fungiendo como socios estratégicos en la materia.

Es indiscutible el creciente impacto de la tecnología en todos los ámbitos de la vida actual; por supuesto, el ámbito empresarial y laboral es uno de los más afectados por el cúmulo de innovaciones y cambios.

 

El desarrollo tecnológico ha alcanzado niveles sorprendentes, permitiendo que la optimización, automatización y agilización de los medios empleados en Recursos Humanos sean más eficaces. Muchas herramientas tecnológicas y digitales han ido sumándose dentro de las dinámicas empresariales cotidianas, modificando formas de trabajo, procesos, y relaciones.

 

Una de las áreas más beneficiadas en este sentido es precisamente Reclutamiento y Selección. Por ejemplo, la generación de plataformas digitales para creación e identificación de perfiles, así como la posibilidad de poder registrar currículums en bolsas de trabajo en línea han contribuido en la evolución de las actividades de Recursos Humanos.

 

Este tipo de sistemas y aplicaciones ofrecen a las áreas de Recursos Humanos, respuestas prácticas y rápidas a sus necesidades de personal. Sin embargo, cabe destacar que, aunque de gran ayuda, estas herramientas son sólo un primer filtro de identificación; para poder tomar una decisión se debe conocer al candidato, aplicar pruebas psicométricas y definir si es apto para incorporarse a la empresa en cuestión.

 

Aunque es crucial mantenerse actualizado, echar mano de la tecnología, e incorporar herramientas que automatizan y agilizan procesos, como pruebas psicométricas, administradores de proyectos/tareas, estudios de clima laboral, medios de comunicación y trabajo en equipo remotos, etc, el factor humano sigue siendo determinante. Los servicios de una empresa de tercerización como Aliato puede ser el complemento humano ideal para la administración y gestión de tu equipo de trabajo.

“La tecnología reinventará los negocios, pero las relaciones humanas seguirán siendo la clave del éxito” Stephen Covey

 

Con el ingreso de los millennials a las empresas, éstas se han dado a la tarea de desarrollar y actualizar dinámicas de trabajo internas que contemplen los rasgos, ideas y expectativas de dicha generación; no sólo para mantener su interés y fomentar el compromiso para con la organización, sino también para enfrentar los retos que supone el trabajo entre un equipo “multigeneracional”. La revista Forbes menciona las siguientes características como parte de los rasgos que definen a esta generación: “Son autosuficientes y autónomos, y quieren sentirse protagonistas. Valoran la participación y la colaboración, prefieren compartir a poseer y exigen nuevos valores como la transparencia, la sostenibilidad y el compromiso social. Aquellas empresas que sepan implicar a los consumidores, permitiéndoles aportar sus ideas en la creación y el desarrollo de sus productos y sentirse parte de la marca, conquistarán el corazón de los Millennials.”

 

Una forma ya conocida en la que miembros jóvenes, de recién egreso, o incluso aún estudiando, se unen a las compañías es ocupando puestos como becarios de áreas. Estos cargos suelen ofrecer oportunidades para iniciar carreras de desarrollo profesional formal a personas con una corta o nula trayectoria laboral; diseñadas para desempeñar funciones y tener responsabilidades tomando en cuenta la falta de experiencia, pero buscando justamente fomentar ésta. Tomando en cuenta lo anterior, ¿qué puede aportar una empresa a la generación millennial?:

 

Guía y acompañamiento: los becarios suelen tener mentes creativas, frescas y activas. Sin embargo, es fundamental que su jefe o líder funja como un mentor, que los guíe a llevar a cabo sus ideas de forma responsable, consciente y eficiente, con miras a contribuir en el desarrollo de su madurez profesional.

 

Intercambio de conocimientos: este aspecto es uno de los principales y más valiosos que una empresa o equipo de trabajo puede aportar a un becario. La conjunción y retroalimentación entre la experiencia empírica de una empresa, y la información vigente y actual que tiene una persona recién salida de un ámbito académico, logran complementarse para tomar lo mejor de ambas partes en beneficio de los resultados del trabajo.

 

Posibilidad de desarrollar una carrera: viendo el cuadro a largo plazo, la contratación de un becario es una inversión que trasciende motivos económicos. Implica el poder formar a un potencial miembro estable para la compañía, que vaya ocupando distintos puestos según el desarrollo de sus capacidades y experiencia. Por ende, es importante asegurarse de mostrar que la empresa toma en cuenta aspectos para impulsar un crecimiento continuo a largo plazo: planes de carrera, herramientas tecnológicas actualizadas, apoyo en formación (cursos, talleres, diplomados, posgrados…), flexibilidad en formas y prácticas laborales, entre otras. Recordemos que el costo de no invertir en las personas es más elevado y perjudicial, que el apostar a su constante formación, aún cuando sean miembros con una corta trayectoria o que tengan poco tiempo laborando para la empresa.

 

Son diversas y satisfactorias las maneras en las que empresas y líderes pueden impactar dentro de la formación de estudiantes y profesionistas jóvenes. Fomentar relaciones de apoyo, cuidado y aprendizaje recíproco indudablemente se traducirán en resultados positivos para ambas partes. Incluso, muchas de las grandes compañías del mundo implementan programas especializados para becarios y trainees. ¿Cuáles ejemplos conoces? ¿Qué acciones se llevan a cabo dentro de tu empresa? No dejemos de lado que esto es algo que involucra desde el dueño/directo general, área de Recursos Humanos, hasta a colegas e integrantes de un equipo de trabajo.

Ser emprendedor y poseer un negocio propio es el sueño de muchas personas por las ventajas que esto puede conllevar: control del tiempo, mayores ingresos, no tener una figura de mando a la cual rendir cuentas….Para empezar, se debe considerar el gran reto y responsabilidad que esto implica en todo los aspectos, además de la inversión de tiempo que supone. Especialmente, hay que estar preparado para tomar decisiones complejas.

 

Ser dueño de una empresa implica desarrollar varios papeles a la vez, especialmente al principio. No sólo se trata de desarrollar los objetivos, metas, estructura, plan de negocios, y demás acciones estratégicas relacionadas con el establecimiento del core business. También hay varias labores de contaduría, reclutamiento y hasta mercadotecnia en las que un emprendedor deberá involucrarse necesariamente. Varias funciones irán delegándose y canalizándose a medida que crezca y se desarrolle la empresa. Una de suma importancia será la de formar y guiar al nuevo equipo de trabajo; a aquellas personas que tendrán un papel crucial en la correcta, planeada y exitosa puesta en marcha del negocio.

 

Como se mencionaba previamente, la disponibilidad y distribución del tiempo para trabajar, así como el no rendir cuentas puede ser una opción muy atractiva; pero esto no quiere decir que se trabaje mucho menos, al contrario, el trabajo y el tiempo dedicados suelen ser mucho mayores. Como cabeza, es indispensable estar pendiente y enterado de las diversas situaciones presentes en el día a día.

 

El dueño suele ser la imagen principal del negocio, de sus valores, de su filosofía, de su esencia. La presencia, así como el relacionamiento con clientes y potenciales clientes, jugará un papel crucial en términos comerciales. Buscar prospectos, acudir a reuniones, hacer presentaciones, dar seguimiento, coordinar y supervisar el arranque de proyectos son actividades que empiezan concentrándose en la figura del líder y dueño.

 

Por ende, la búsqueda de un balance entre lo profesional y lo personal puede ser aún más complejo de lograr cuando se está iniciando un negocio. Con el transcurso del tiempo, y el desarrollo eficiente y productivo del mismo, la distribución de funciones y delegación de tareas irá siendo una consecuencia natural de la situación. Ser líder de tu propio negocio es una decisión muy importante, incluso un parteaguas, considerando el cambio radical que conlleva pasar de colaborador a guía y base de una empresa. Debes prepararte para ser el apoyo fundamental de tu nuevo equipo de trabajo, y aportar las herramientas esenciales para alcanzar el progreso deseado.

El emprendimiento es una filosofía e ideología actual que ha provocado que muchas personas se aventuren a crear su propio negocio, con los aspectos positivos y los retos que eso conlleva. Hoy en día son cada vez más las empresas que surgen como startups, negocios creativos e innovadores.

 

 

Un efecto del incremento de éstas, ha sido la aparición de diferentes perfiles o carreras. Aunque no todas las startups son negocios meramente digitales, una gran parte de las mismas se desarrollan en este tipo de ecosistemas. El involucramiento de TIC’s, internet, lenguajes y aspectos de programación web, entre otros, ha requerido la formación de personas con perfiles sumamente nuevos y especializados; personas  con una mentalidad abierta, creativa, rápida e innovadora, capaces de adaptar sus conocimientos para atender las necesidades y problemáticas de las startups.

 

 

Estas son algunas carreras de reciente surgimiento:

 

Front end: Las personas dedicadas a este puesto se encargan del diseño y programación de interfaces. Su trabajo consiste en encontrar la mejor versión posible de las vías de interacción con el usuario, ya que éstas determinarán el éxito o fracaso en la experiencia del servicio que se ofrece al éste.

 

Back end:  Expertos que dominan los lenguajes de programación digitales.

 

Dueño del producto: Es el encargado de toda la gestión de un proyecto, además de que colabora dirigiendo a los equipos de programación y diseño. Cuenta con un conocimiento profundo de cada aspecto del producto. Aunque no necesita ser un programador o ingeniero, es obligatorio que se sepa comunicar técnicamente con estos equipos.

 

Experto en growth hacking: El objetivo de esta profesión consiste en lograr que una empresa explote su número de usuarios con diversas técnicas para detectar y dirigir tráfico de la web.

 

Data scientist: El encargado de esta labor debe analizar el volumen de información y datos generados a través de las TIC’s por usuarios, empresas, aplicaciones, sitios web, etc.

 

Al hablar de “nuevas carreras” nos referimos a que el mercado laboral está en un proceso de innovación que paralelamente amplía las posibilidades para generaciones futuras, y crea oportunidades de crecimiento para los profesionistas de la actualidad. Por lo tanto, áreas como Recursos Humanos deben buscar estrategias de desarrollo e integración para los nuevos profesionistas que darán impulso no sólo a las startups, sino a las compañías en general.

Actualmente, los profesionistas buscan formar parte de una organización que más allá de proporcionales una remuneración económica, les otorgue conocimientos que contribuyan a su desarrollo profesional.  Esta característica se está manifestando principalmente en las generaciones conformadas por los millennials.

 

Las empresas deben tener presentes los objetivos profesionales de las personas, sabiendo, por supuesto, que su trabajo repercute directamente en la organización, en sus objetivos y en sus clientes. Por tal motivo la generación de planes de carrera debe ser una constante dentro de la planeación estratégica.

 

¿A qué se refiere un plan de carrera?

 

Cada persona posee metas personales que desarrolla a la par de la realización de su trabajo. Al momento de integrarse a una empresa, ésta última debe contar con un plan ejecutable de crecimiento que tome en cuenta aspectos como: los pasos que deben seguirse para conseguir una promoción; tiempo mínimo o máximo para ocupar un puesto; tipo de formación que se puede brindar para apoyar el desarrollo y progreso; y los puestos a los que puede aspirar. Por ejemplo, si empiezas como asistente junior de cuentas, en dos años o menos podrías convertirte en ejecutivo senior, desarrollando los conocimientos, capacidades y habilidades requeridas para llegar a ese punto. Por su parte, el líder debe trazar el camino y apoyar a nivel coaching y guía, de manera que en un tiempo determinando la persona logre crecer y ocupar el siguiente puesto.

 

Los planes de carrera son fundamentales para la motivación de las personas, de tal suerte que el nivel de productividad puede aumentar considerablemente. Al tener metas claras y concretas, crecen las probabilidades de lograr resultados eficaces y exitosos; contrario a las consecuencias que trae el que los colaboradores vean limitada su capacidad de ascenso y mejora en las condiciones de trabajo.

Dentro de la cultura de una organización, la actitud personal y profesional de un colaborador influye e impacta de manera importante en la productividad de la empresa. Por lo tanto, el proceso de reclutamiento y selección no es algo que deba ser tomado a la ligera, o dejado en manos inexpertas, con poca dedicación y análisis. En este proceso se verifican diversos factores; además de la experiencia profesional mencionada en los currículums, se deben analizar actitudes personales, como las habilidades para interactuar con otras personas y la manera en que toman decisiones bajo presión.

 

Una de las tácticas utilizadas es que durante la entrevista se hagan preguntas poco habituales, tales como: ¿Qué opina su jefe y antiguo equipo de trabajo sobre su personalidad? Lo que se espera es que la persona proporcione respuestas positivas, por eso es importante analizar las reacciones inmediatas y el lenguaje corporal. Y si se considera necesario, pedir referencias inmediatas al jefe anterior.

 

También se puede preguntar sobre el trabajo de compañeros previos; las personas que continuamente dan respuestas negativas sobre otros colaboradores pueden estar teniendo actitudes relacionadas con trabajo en equipo, reconocimiento y empatía que podrían resultar perjudiciales para una empresa. Hay reclutadores que toman en cuenta la actitud que una persona presenta desde que entra a un lugar, y la forma en la que establece contacto con personal de recepción, por ejemplo.

 

Otra estrategia es la realización de ejercicios de integración con el equipo de trabajo actual, de manera que se pueda analizar y observar detenidamente la forma en que se involucra con el personal, así como las aportaciones que puede brindar.

 

Preguntar por hobbies o actividades extracurriculares dice mucho de la personalidad. Generalmente las personas que realizan constantes actividades al aire libre suelen ser personas extrovertidas, mientras que los pasatiempos más caseros pueden ser propios de individuos más reservados. El análisis que se haga sin duda depende de los intereses y de la cultura de la empresa en cuestión.

 

Para incentivar el desarrollo organizacional se debe tener como objetivo el fomento de actitudes positivas en el equipo de trabajo. La actitud que presentan internamente las personas de tu equipo puede ser la misma con la que interactúan con clientes. El mantenimiento del clima laboral depende tanto del líder como de los colaboradores, por lo que es ideal contar con un equipo que genere sinergias.

 

Para las PyMes, los recursos humanos son parte estratégica del negocio. La tercerización de personal se presenta como una alternativa muy poderosa para incrementar la competitividad de estas empresas. Su objetivo es delegar responsabilidades a personas expertas para dotar de mayor eficiencia los recursos de su empresa.

 

Una de sus principales ventajas es ayudar a las PyMes a enfocarse en su core business, delegando la gestión de actividades que no son esenciales, para lograr una mayor productividad y efectividad.

 

La tercerización de personal es una solución muy económica para las PyMes. Representa un ahorro importante versus mantener un departamento interno de Recursos Humanos con todo lo que esto implica. Automáticamente, los costos fijos se vuelven variables con la ventaja de adaptarse en función de las necesidades de la empresa.

 

Por otro lado, la importancia de poder contar con el apoyo de profesionales experimentados al tanto de cada cambio y/o actualización en materia de legislación laboral, buscando continuamente estar alineados con la autoridad y evitar cualquier tipo de sanciones, contribuye mucho a la tranquilidad del negocio.

 

Hay que romper los paradigmas de la tercerización de personal. Investigar, evaluar y elegir adecuadamente a tu próximo socio estratégico de negocio, traerá importantes e inmediatos beneficios para ti y para todo el personal.

 

Marc Berot

Director Comercial, Aliato

Es común que al comenzar un negocio o servicio se cometan ciertos errores, mismos que derivan de la falta de experiencia. Sin embargo, existen acciones sencillas que te ayudarán a prever detalles, y a superar exitosamente estas dificultades:

 

  • Recibir capacitación previa: Antes de comenzar el lanzamiento físico de tu negocio, debes tener contemplado el dinero que tendrás que invertir, desde pagos a proveedores y personal, hasta cálculo de impuestos, entre otros. Estos datos dependen del tipo de negocio que quieras emprender, por eso recibir asesoramiento de una persona experta te ayudará a prevenir pérdidas económicas, y a llevar un buen manejo financiero desde el inicio.

 

  • Hacer un plan de negocios: Este tipo de documentos es fundamental, ya que se estipulan cuestiones como: cuándo se realizará el pago a personal, tasa de interés, impuestos, mantenimiento del lugar de trabajo, etc. Además de que contar con un plan te ayudará a darle seguimiento a los objetivos planteados.

 

  • Realizar un estudio de mercado: Conocer a la competencia, a tu sector y a tus potenciales clientes ayudará a marcar tu propuesta de valor, los diferenciadores de tu negocio, a enfocar tus servicios y a segmentar claramente a tus audiencias.

 

  • Tomar en cuenta errores que otros han cometido: Si tienes amigos o conocidos que previamente han comenzando un negocio, sus consejos y recomendaciones te serán de ayuda para evitar caer en situaciones desfavorables.

 

  • No contar con un área de Recursos Humanos: Cuando comienzas un negocio, debes considerar tener un equipo que esté preparado para hacerse cargo de lo más importante: las personas. Si no cuentas con los recursos o el tamaño para cubrir internamente esta área, puedes integrar y complementar con los servicios de una empresa de tercerización como Aliato. No sólo podrás enfocarte en temas cruciales para echar a andar tu negocio, sino que sentirás la confianza y tranquilidad de saber que tus colaboradores son atendidos con dedicación y eficiencia.

Conforme crezca tu negocio se presentarán diversos retos, pero si tienes contempladas estas cuestiones primordiales, te será más fácil enfrentar los obstáculos que surjan.

Cuando una persona decide ya no formar parte de una organización, pueden existir diversos factores que influyen en la toma de la misma. Antes de renunciar, recomendamos considerar lo siguiente:

 

  • Analiza los factores y/o situaciones que te resultan incómodas o poco favorables, aquellas que están influyendo en tu decisión. ¿Qué puede estar afectando? ¿Se puede solucionar dentro de la empresa? ¿Se trata del entorno laboral, del salario, de mala administración, de falta de liderazgo por parte de tu jefe?

 

  • ¿Tienes posibilidades de desarrollo profesional? ¿Existe un plan de carrera para ti? Las personas buscan integrarse a una organización que les ofrezca desarrollo profesional; éste puede ser a corto o a largo plazo. Analiza tus actividades dentro de la empresa de manera que compruebes que, en definitiva, no cuentas con el apoyo necesario para avanzar en tu carrera.

 

  • El  ámbito laboral puede resultar que sea un factor importante para la productividad, comenta con tu jefe las situaciones o actitudes que te resultan incómodas o poco gratas por parte de tus compañeros, de manera que si se puede encontrar solución al problema, no tengas que cambiar de empleo.

 

  • Recuerda también que encontrar empleos actualmente suele ser una tarea difícil; a pesar de que existen opciones como la bolsa de trabajo de Aliato, que facilitan dichos procesos.

Renunciar no es una decisión que debe ser tomada a la ligera o de manera precipitada. Toma el tiempo para pensar, analizar y evaluar tu decisión, con base en la situación actual, tu plan de vida personal y profesional, tus objetivos y tus prioridades.